7 sept. 2018

Científicos españoles regeneran la piel sin usar injertos

La ciencia aspira a convertir el ser humano en lagartija o quizá en ajolote, ese curioso anfibio mexicano con una asombrosa habilidad biológica: no solo es capaz de hacer crecer una pata o una cola perdida, sino también su corazón y otros órganos internos. Científicos del Instituto Salk de California, liderados por el español Juan Carlos Izpisua, han dado un paso más en esa dirección para cumplir el sueño de la regeneración, el que podría permitir al organismo humano repararse a sí mismo cuando esté dañado de una manera casi natural.

La imagen representa la primera prueba para la regeneración exitosa de un órgano funcional (la piel) dentro de un mamífero - Instituto Salk

6 sept. 2018

Un equipo español logra sintetizar nanohilos de forma controlada

Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid han desarrollado un método para sintetizar de manera controlada nanomateriales semiconductores con forma de hilos. El avance facilitará el desarrollo de nuevas tecnologías, como células fotovoltaicas de alta eficiencia y circuitos electrónicos de bajo consumo, según los autores.
Nanohilos de arseniuro de galio crecidos sobre un sustrato de silicio. Sobre los nanohilos se pueden observar las gotas de galio que catalizan su crecimiento vertical. El resultado, nanohilos con una longitud 100 veces mayor a su diámetro. /UAM

5 sept. 2018

Un caballo de Troya celular despierta el sistema inmune antitumoral

Investigadores españoles han demostrado en ratones el efecto antitumoral de un tipo de virus escondido en células madre mesenquimales. La terapia consigue activar la respuesta inmunitaria del paciente y abre la puerta a un tratamiento universal. El trabajo acaba de ser publicado en Cancer Immunology.

Efectos de Celyvir, el nuevo tratamiento que ha demostrado el efecto antitumoral de virus oncolíticos escondidos en células madre mesenquimales. / ISCIII

3 sept. 2018

Nueva técnica para visualizar el tejido cerebral

Investigadores del Centro Nacional de investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) y la Universidad Complutense de Madrid han desarrollado una nueva técnica para distinguir claramente entre las sustancias blanca y gris del cerebro de los mamíferos, lo que ayuda a cuantificarlas y estudiarlas mejor. En concreto, permite analizar tejido nervioso post mortem mediante tomografía computarizada de rayos-X.

Cortes de tejido cerebral de cordero en los que se diferencian la sustancia blanca de la gris. / Belén Notario

Hemeroteca

Etiquetas