3 sept. 2013

Contra la diabetes, fruta en lugar de zumo



La fruta es uno de los principales componentes de la dieta mediterránea y su consumo se asocia con incontables bondades para la salud. Sin embargo, algunos estudios epidemiológicos habían puesto en duda su papel en la prevención de la diabetes tipo 2.






Esta semana, un nuevo trabajo quiere zanjar la cuestión con nuevas evidencias. Según sus datos, la fruta sí tiene un papel protector frente a la enfermedad metabólica -especialmente si se trata de uvas, manzanas y arándanos-, pero para conseguir este beneficio es necesario consumirla en piezas. Porque el zumo, subraya la investigación, parece provocar el efecto inverso.

El estudio, que se publica en las páginas de la revista 'British Medical Journal', repasó los datos de tres amplios estudios de cohorte realizados en Estados Unidos. En total, los autores del trabajo analizaron los datos de 187.382 individuos, que no presentaban diabetes, enfermedades cardiovasculares o cáncer al inicio del seguimiento.

Entre otras variables, estos científicos estudiaron la frecuencia de consumo de diez tipos distintos de frutas (tanto en piezas como en zumo) y evaluaron a medio plazo cuántos de los participantes analizados habían desarrollado diabetes tipo 2.


Resultados


Su trabajo puso de manifiesto que aquellos que consumían al menos dos raciones de ciertas frutas al día -principalmente manzanas, uvas y arándanos- tenían un riesgo menor (un 23% más bajo) de desarrollar diabetes tipo 2 que aquellos que tomaban menos de una ración al mes. En cambio, los participantes que solían tomar varios zumos de fruta al día tenían un riesgo significativamente mayor -del 21% concretamente- de desarrollar la enfermedad metabólica.

Según explican los investigadores en la revista médica, esta paradoja puede deberse a que el jugo se digiere de forma más veloz que la fruta completa, lo que provoca en el organismo una mayor y más rápida carga de azúcar. De cualquier manera, los investigadores subrayan que el índice glucémico de cada fruta no parecía tener nada que ver con su papel más o menos protector frente a la diabetes tipo 2.

Según sugieren, la clave de los beneficios observados específicamente en frutas como los arándanos o las uvas podría estar en los antoniacinas, sustancias pertenecientes al grupo de los flavonoides que se han asociado con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

En sus conclusiones, estos investigadores reconocen que su trabajo no podrá zanjar de una vez por todas la cuestión, ya que su trabajo tiene importantes limitaciones que nuevos análisis deberían superar. Por ejemplo, el hecho de que el consumo se haya basado en las estimaciones de los participantes. Además, el trabajo no distinguía entre si los zumos consumidos eran naturales o industriales, lo que podría hacer variar mucho las conclusiones de la investigación.


Referencia bibliográfica:


Isao Muraki et al. “Fruit consumption and risk of type 2 diabetes: results from three prospective longitudinal cohort studies” BMJ 2013; 347 doi: http://dx.doi.org/10.1136/bmj.f5001 (Published 29 August 2013).Open access.



Fuente:
www.elmundo.es

2 comentarios:

Franc dijo...

La ciencia sigue avanzando para terminar con todas estas enfermedades, aunque pienso que no sólo hay que invertir en el estudio e investigación sino, en educación, para poder adquirir hábitos alimentarios saludables que no desencadenen con los años en algo como la diabetes.


Amanecer dijo...

Sigue avanzando la diabetes, necesitamos tomar consiencia de lo malo que es.

Hemeroteca

Etiquetas