11 feb. 2014

Nuevas gafas permiten a los cirujanos ver el cáncer.



Científicos de la Universidad de Washington, en Estados Unidos, han desarrollado unas gafas que permiten visualizar las células cancerosas en plena cirugía, para determinar su ubicación con exactitud. Las células malignas se distinguen de las sanas porque brillan cuando son observadas a través de dichas gafas. El sistema, aún en desarrollo, podría evitar operaciones adicionales para la identificación de células cancerígenas en tejidos cercanos a los tumores. Por tanto, serviría para reducir el estrés y el dolor de los pacientes; así como para ahorrar en tiempo y gastos.









Unas gafas de tecnología punta desarrolladas en la Escuela Universitaria de Medicina de Washington en San Louis (EEUU) podrían ayudar a los cirujanos a visualizar las células cancerosas, porque éstas brillan en azul si son vistas a través de dichas gafas.

La tecnología portátil ya ha sido probada durante una cirugía realizada el pasado día 10 de febrero en el Hospital Barnes-Jewish. En el vídeo, que es una grabación a tiempo real de la extirpación de un nódulo linfático, puede verse cómo las gafas permitieron visualizar las células cancerígenas durante la operación.

Para reducir el número de operaciones

Las células cancerosas son muy difíciles de ver, incluso con una lupa de gran potencia. Las gafas están diseñadas para hacer que sean más fáciles de distinguir de células sanas, en el transcurso de la cirugía.

"Estamos en las primeras etapas de desarrollo de esta técnica, y quedan pruebas e investigaciones por hacer, pero potenciales beneficios para los pacientes nos alientan", explica Julie Margenthaler, profesora de cirugía de la Universidad de Washington y autora de la primera operación de prueba con las gafas, en un comunicado de dicha Universidad.

"Imagínese lo que significaría que estas gafas eliminasen la necesidad de cirugía (para el seguimiento de la enfermedad) y todo el dolor, las molestias y la ansiedad que la cirugía conlleva”, señala la cirujana.

La atención actual al cáncer requiere que los cirujanos extirpen los tumores y parte del tejido que lo circunda, que puede o no contener células cancerosas. Las muestras extraídas se envían a un laboratorio de patología, donde son observadas bajo un microscopio. Si en ellas se encuentran células cancerosas; suele recomendarse una segunda cirugía para la extirpación del tejido adicional.

Las gafas podrían, por tanto, reducir la necesidad de algunos procedimientos quirúrgicos, así como el estrés de los pacientes; e incluso ahorrar en tiempo y gastos. Según Margenthaler, especialista en cáncer de mama, entre un 20 y un 25% de las pacientes con esta enfermedad precisan de una segunda cirugía porque la tecnología disponible actualmente no muestra adecuadamente durante una primera operación la verdadera extensión de las células cancerígenas. "Nuestra esperanza es que esta nueva tecnología reduzca o, idealmente, elimine la necesidad de una segunda cirugía," afirma.




En qué consiste

La técnica, desarrollada por un equipo liderado por Samuel Achilefu‎, profesor de radiología e ingeniería biomédica de la Universidad de Washington, incorpora tecnología de video, un visualizador que se instala en la cabeza, y un agente molecular específico que se une a las células cancerosas, y que hace que éstas brillen cuando se ven a través de las gafas.

En estudios experimentales realizados con ratones de laboratorio, los investigadores utilizaron un colorante llamado verde de indocianina. Este agente fue inyectado en el tumor de tal manera que, cuando las células cancerosas eran observadas a través de las gafas, aparecían iluminadas.

Ahora, Achilefu está buscando la aprobación de la Food and Drug Administration de Estados Unidos (FDA) para usar un agente molecular diferente, que está desarrollando especialmente para estas gafas. Se trata de una sustancia que se dirige específicamente a las células cancerosas y permanece más tiempo en ellas.

En un artículo publicado en el Journal of Biomedical Optics, los autores del avance explican que con las gafas podrían detectarse tumores minúsculos, de hasta sólo un milímetro de diámetro (el espesor de aproximadamente 10 hojas de papel). A finales de febrero, la tecnología volverá a ser probada en una operación para eliminar un melanoma a un paciente pero, en teoría, las gafas podrían ser utilizadas para visualizar cualquier tipo de cáncer.




Referencia bibliográfica:

Yang Liu, Raphael Njuguna; Thomas Matthews; Walter J. Akers; Gail P. Sudlow; Suman B. Mondal; Rui Tang; Viktor Gruev; Samuel Achilefu. "Near-infrared fluorescence goggle system with complementary metal–oxide–semiconductor imaging sensor and see-through display". Journal of Biomedical Optics (2013). DOI: 10.1117/1.JBO.18.10.101303.



Fuente:
http://www.tendencias21.net

Hemeroteca

Etiquetas