13 jun. 2013

Un software explica cómo ven las personas que no distinguen colores.



Científicos de la Universidad de Alicante han diseñado un software que permite analizar la visión de una persona que tenga problemas para distinguir los colores, y simular cómo ve las cosas en realidad. De ese modo, puede rediseñarse una imagen u objeto para que, aunque la persona no vea los colores como son en realidad, sí que vea que todos los colores son distintos unos de otros.
Investigadores de la Universidad de Alicante han desarrollado un nuevo software que permitirá interpretar la visión de personas afectadas por alteraciones en la visión del color.




La tecnología, desarrollada por el Grupo de Investigación de Óptica y Percepción Visual de la UA, en colaboración con investigadores del Grupo de Visión de la Universidad de Valencia, es aplicable en gran variedad de sectores como, por ejemplo, el diseño gráfico, el juguete, la accesibilidad, la selección de personal, recursos humanos, y el sector de la optometría.


La percepción del color puede resultar clave en campos tan diferentes como la ciencia, la industria o el ocio. En la industria existen sectores donde es básico el control de la reproducción de los colores así como su correcta visualización por parte del consumidor.

“Nos referimos, por ejemplo, al diseño de videojuegos, páginas web, pinturas, libros educativos, control de calidad en alimentación y productos manufacturados, etc. Además, existen numerosas ocupaciones donde los profesionales deben poseer una buena visión de los colores, incluso en algunos casos es normativo. Por ejemplo, pilotos de aviones, bomberos, policía, mecánicos y en general cualquier profesión donde se trabaje con códigos de colores”, explica la profesora Dolores de Fez Saiz, responsable del Grupo de Investigación de Óptica y Percepción Visual.

“La gama de colores percibida por un sujeto con problemas de visión en el color es más reducida que para el caso de un sujeto normal, por lo que puede ocurrir que diferentes objetos de la escena presenten el mismo aspecto y no puedan distinguirse entre sí. Un correcto diseño de la gama de colores original puede evitar estos problemas, ya que aunque el sujeto con problemas en la visión del color no perciba los colores, sí tendrá información para distinguirlos como diferentes y por tanto pertenecientes a diferentes objetos”, apunta Dolores de Fez.

El software

El software desarrollado permite simular la percepción que tiene un sujeto con diferentes alteraciones de la visión del color.

“Para ello, tan sólo es necesario disponer de una imagen digital o un archivo de video y seleccionar uno de los tres tipos de visión del color alterada. Además, permite que los usuarios expertos seleccionen diferentes modelos de visión del color, condiciones de adaptación y formatos de salida. De esta forma, podemos saber si una escena determinada puede ser interpretada correctamente cuando sea visionada por el sujeto que tiene el problema, o si pierde parte de la información”, añade, Dolores de Fez.

La tecnología ha sido probada en condiciones reales y se puede personalizar según las necesidades de la empresa o de una alteración en particular.

Asimismo, se puede utilizar como etapa previa en el diseño de un producto para que el cliente objetivo con una alteración en la percepción del color lo interprete correctamente. El uso del software es sencillo y no es necesario ser un experto en temas ópticos.




Fuente:

Hemeroteca

Etiquetas