8 jul. 2013

Las islas flotantes de microbios

 
Un grupo de científicos ha descubierto que los microbios colonizan las islas de plásticos que flotan sobre los océanos, un hábitat que los expertos han bautizado como “plastisfera”.  Forman un hábitat ecológico nuevo y distinto provocado por el hombre y ¿cómo afectará este cambio al ecosistema?.





La actividad humana sobre el planeta produce inquietantes consecuencias. Los científicos han descubierto una gran multitud de microbios que han colonizado con éxito las islas de plástico que flotan sobre los océanos. Los microorganismos que forman estas comunidades representan un hábitat ecológico nuevo provocado por el hombre. Los investigadores tienen un nombre para ello. Lo denominan la «plastisfera».

En un estudio recientemente publicado en Environmental Science & Technology, los científicos de la Asociación de Educación del Mar (SEA), la Woods Hole Oceanographic Institution (WHOI) y el Laboratorio de Biología Marina (MBL), todos en Woods Hole, Massachusetts (EE.UU), analizaron desechos plásticos marinos recuperados de la superficie del mar en varios lugares del Océano Atlántico Norte. La mayoría eran fragmentos de un tamaño milimétrico.

Usando microscopía electrónica de barrido y técnicas de secuenciación de genes, los científicos encontraron al menos 1.000 tipos diferentes de células bacterianas en las muestras de plástico, incluyendo muchas especies individuales que aún no han podido ser identificadas. Se han observado plantas, algas y bacterias que fabrican sus propios alimentos (autótrofos), animales y bacterias que se alimentan de ellos (heterótrofos), depredadores que se alimentan de estos, y otros organismos que establecen relaciones sinérgicas. Estas comunidades complejas existen en trozos de plástico apenas más grandes que la cabeza de un alfiler y surgieron con la explosión de los plásticos en los océanos en los últimos 60 años.


Un mundo artificial

«Los organismos que habitan en la 'plastisfera' son diferentes de los de las aguas del mar circundantes, lo que indica que los desechos plásticos actúan como arrecifes microbianos artificiales», explica Tracy Mincer, del SEA. «Proporcionan un lugar donde microbios distintos pueden establecerse y tener éxito». Además, estas comunidades son probablemente diferentes de las que se depositan de forma natural en el material flotante como plumas, madera y microalgas, porque los plásticos ofrecen condiciones diferentes, incluyendo la capacidad de durar mucho más tiempo sin degradarse.

Como nota positiva, los científicos han encontrado evidencias de que los microbios pueden degradar los plásticos. Observaron grietas microscópicas y agujeros en distintas superficies de plástico que pueden haber sido hechas por los microbios incrustados en ellos. La intención de los científicos es estudiar a estos seres para poder hacer experimentos en este sentido.

Los desechos plásticos también representan un nuevo medio de transporte, como balsas en las que pueden desplazarse microbios dañinos, incluyendo patógenos causantes de enfermedades y especies de algas nocivas. Uno de los plásticos analizados estaba dominado por miembros del género Vibrio, que incluye bacterias que causan el cólera y enfermedades gastrointestinales.


Referencia bibliográfica:

Erik R. Zettler , Tracy J. Mincer  and Linda A. Amaral-Zettler . Life in the “Plastisphere”: Microbial Communities on Plastic Marine Debris. Environ. Sci. Technol., 2013, 47 (13), pp 7137–7146. DOI: 10.1021/es401288x


Fuente:
http://www.abc.es

Hemeroteca

Etiquetas