23 ago. 2013

Una ‘foto’ mide y clasifica la melanina.



La cantidad y el tipo de pigmentos denominados melaninas presente en la piel puede indicar el riesgo de una persona de padecer cáncer en dicho órgano. Una investigación en la que ha participado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto que la técnica de espectroscopía Raman es capaz de medir ambos parámetros, por primera vez, de forma no destructiva. 






El avance, publicado en la revista Pigment Cell & Melanoma Research, podría servir para determinar el riesgo de sufrir daños por exposición al sol y cáncer de piel en el futuro.

La melanina es un pigmento que se halla en prácticamente todos los seres vivos. Los dos tipos más frecuentes y que en humanos dan lugar a la coloración de la piel, el cabello y los ojos son la eumelanina y la feomelanina. Sobre la segunda, ha sido recientemente descubierto que su elevada presencia actúa como factor de riesgo del cáncer de piel.

La técnica actual para distinguir y cuantificar la presencia ambas se basa en tratamientos químicos que requieren la extracción de los pigmentos del tejido que los alberga y la destrucción del mismo. Esta investigación ha demostrado una correlación entre las medidas de melanina obtenidas a través de la técnica convencional y las obtenidas por espectroscopía Raman.

Los resultados se han obtenido gracias a la comparación de los niveles de cada tipo de melanina presentes en muestras de cabellos y plumas. Los análisis basados en la nueva técnica han sido llevados a cabo en el Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC.

El investigador de la Universidad de París-Sur (Francia) Ismael Galván, que ha dirigido la investigación confía en que “la técnica pueda ser perfectamente aplicable también a la piel”. Por lo tanto, explica: “Si se logran establecer los umbrales en los niveles de feomelanina que marquen riesgos de cáncer de piel, esta nueva metodología podría servir para diagnosticar el factor de riesgo de una persona frente al melanoma”.


Técnica inocua


El equipo de investigación ha logrado, de este modo, desarrollar el primer método no invasivo para cuantificar y distinguir la melanina. Dicho método consiste en el análisis de la dispersión inelástica producida cuando las moléculas de los tejidos son excitadas con una fuente de luz. Esta dispersión ofrece información acerca de la forma de vibración de las moléculas, lo que permite identificar la estructura y naturaleza de las sustancias que forman parte de la piel, incluido el tipo y cantidad de melanina.

La acción de esta técnica se podría asemejar a la de una cámara fotográfica o a las resonancias magnéticas actuales que obtienen esta información sobre la superficie de las muestras. Galván, considera que “este nuevo método abre un amplio abanico de posibilidades en el estudio de la pigmentación, especialmente sobre el análisis de muestras valiosas que no pueden ser destruidas para ser tratadas químicamente, en campos que van desde la biología evolutiva a la medicina”.

Según el investigador, “el empleo de la espectroscopía Raman en la determinación de la melanina de un tejido supone, además, una reducción de tiempos y costes frente a las técnicas empleadas actualmente”.

En la investigación también han participado investigadores de la Universidad de Murcia y de la Universidad de Fujita (Japón).



Referencia Bibliografíca:

Ismael Galván, Alberto Jorge, Kazuma Ito, Keisuke Tabuchi, Francisco Solano and Kazumasa Wakamatsu. "Raman spectroscopy as a non-invasive technique for the quantification of melanins in feathers and hairs." Pigment Cell & Melanoma Research. DOI: 10.1111/pcmr.12140

Nota de prensa (pdf, 136kb) [Descargar]


Fuente:
www.csic.es

Hemeroteca

Etiquetas