11 ago. 2014

Una fórmula matemática para medir la felicidad


Investigadores del University College de Londres han desarrollado una ecuación para conocer el grado de felicidad en cada momento según las recompensas y previsiones que se hacen con antelación. El modelo, probado mediante una app móvil llamada The Great Brain Experiment  en más de 18.000 personas de todo el mundo, apunta que las propias expectativas influyen en la felicidad, que es mayor cuando los resultados son mejores de lo esperado.











La felicidad momentánea de más de 18.000 personas de todo el mundo se ha podido predecir con éxito mediante una ecuación matemática ideada por investigadores del University College de Londres (UCL).

Los resultados del trabajo, que ha publicado la revista PNAS, muestran que el estado de ánimo feliz se relaciona no solo con el hecho de que las cosas vayan bien, sino que lo hagan mejor de lo esperado.

La investigación arrancó pidiendo a 26 personas que realizaran una tarea de toma de decisiones, de tal forma que sus respuestas determinaban ganancias o pérdidas monetarias. En cada momento se les preguntaba por su nivel de felicidad, además de medir su actividad neuronal mediante imágenes de resonancia magnética funcional.

Con estos datos se construyó un modelo computacional y una fórmula en la que la felicidad que uno mismo valora en un momento determinado se puede predecir en función de las últimas recompensas recibidas y expectativas experimentadas.

El modelo predictivo se probó con éxito en 18.420 participantes de diversos países que respondieron al juego ¿Qué me hace feliz? mediante una aplicación para móviles desarrollada por la propia UCL, llamada The Great Brain Experiment, donde se ganan puntos en lugar de dinero.

La ecuación incluye varios conceptos, que aclara a Sinc Manuel de León, director del Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT): “Los autores han simplificado la felicidad a la obtenida por una posible recompensa, y ven que depende de los resultados previos. Por eso, en su fórmula incluyen tres términos, uno para un valor fijado, otro para la recompensa media, y un tercero para la diferencia entre lo recibido y lo esperado; así como un factor de olvido –cuanto más atrás nos vamos en el tiempo se olvida más– , un ‘peso’ para cada sumando y un W0 que viene a ser como un background de la física”.



La ecuación considera las expectativas, las recompensas y los resultados pasados para predecir la felicidad. / UCL




“Matemáticamente el modelo parece correcto para medir la definición de felicidad que ellos usan, aunque las consecuencias son las que uno esperaría a priori”, señala de León, que añade una crítica: “La definición de felicidad aquí es simplista. No sé cómo se podría extender este concepto basado en una ganancia en medidas más realistas”.

En cualquier caso, los autores se han sorprendido al encontrar que la misma ecuación se puede utilizar para predecir cuán felices son personas de países diferentes mientras participaban en su juego, y cómo las previsiones propias ya influyen en la felicidad. Los premios acumulados durante el experimento por sí solos no fueron buenos predictores de la felicidad.

 “Esperábamos ver que las recompensas recientes afectarían la felicidad de cada momento, pero no lo importante, que son las expectativas para determinar la felicidad”, señala el autor principal, Robb Rutledge. “En situaciones reales, los beneficios asociados a decisiones de la vida como iniciar un nuevo trabajo o casarse a menudo no los tenemos en cuenta durante mucho tiempo, pero nuestros resultados indican que las expectativas relacionadas con estas decisiones, buenas y malas, tienen un gran efecto sobre la felicidad”.

“A menudo se dice que eres más feliz si tus expectativas son más bajas, y hay algo de verdad en esto, porque de esta forma es más probable que un resultado supere esas expectativas y tenga un impacto positivo sobre la felicidad”, señala el investigador, “pero las expectativas también influyen en la felicidad, incluso antes de conocer el resultado de una decisión”.

“Por ejemplo, si planeas reunirte con un amigo en tu restaurante favorito, esas expectativas positivas pueden aumentar tu felicidad tan pronto como lo piensas. La nueva ecuación capta estos efectos diferentes de las expectativas y permite predecir la felicidad  sobre la base de los valores combinados de muchos acontecimientos del pasado”. 

Los científicos creen que la cuantificación de los estados de felicidad subjetivos podría ayudar a los médicos a comprender mejor los trastornos del estado de ánimo, al poder observar cómo fluctúan las valoraciones personales en respuesta a eventos como pequeñas victorias y derrotas en un juego para el móvil. El modelo también podría ayudar a los gobiernos a implementar e informar mejor sobre medidas de bienestar para la población.

El uso de equipos de resonancia magnética funcional también ha servido para demostrar que durante la toma de decisiones y los resultados felices interviene un área del cerebro llamada cuerpo estriado. Es una zona donde abundan las conexiones de neuronas con dopamina, lo que reafirma la relación de este neurotransmisor con la felicidad.




Referencia bibliográfica:

Robb B. Rutledge, Nikolina Skandali, Peter Dayan, Raymond J. Dolan. “A computational and neural model of momentary subjective well-being”.  PNAS, 4 de agosto de 2014. Doi: 10.1073/pnas.1407535111.




Fuente: SINC

Hemeroteca

Etiquetas