6 nov. 2015

Arranca el escaneo de la tumba de Tutankamón en busca de Nefertiti



A primera hora de la mañana del  jueves el británico Nicholas Reeves ha aterrizado en la árida hendidura del Valle de los Reyes envuelto en la expectación que destilaban las misiones arqueológicas de antaño. Un reducido grupo de medios de comunicación, ha asistido al inicio de la primera jornada de escaneado de la tumba de Tutankamon que en las próximas semanas podría desvelar al fin sus cábalas de que la sepultura de la reina Nefertiti se halla oculta en la tumba de Tutankamon.



















"Estoy extremadamente feliz", ha confesado  Reeves antes de subir a la barca en la que -cortejado por las autoridades locales- ha cruzado el Nilo en dirección a la orilla occidental de la sureña Luxor. El arqueólogo, en el punto de mira de la parroquia de egiptólogos desde que el pasado agosto publicara su teoría, se ha mostrado esquivo sobre el proceso que se avecina. "Dejemos que todo fluya", ha murmurado el académico, contento al menos de que -a pesar de la controversia que aún suscita su hipótesis- la tierra de los faraones haya dado luz verde al examen de la oquedad.

Poco antes del mediodía el arqueólogo ha atravesado el portillo que da acceso a la tumba KV62, la que alberga al faraón niño y fue hallada por Howard Carter el 4 de noviembre de 1922. Ha sido una entrada a hurtadillas aprovechando que los reporteros abandonaban la escena junto a una comitiva del ministro de Antigüedades egipcio Mamduh al Damati. En una jornada soleada, mecida por una temperatura primaveral, Reeves se ha reunido primero con su equipo en el patio que precede al pasadizo de entrada al enterramiento. A partir de entonces ha reinado el mutismo.

"Hoy se inicia el escaneado a través de termografía por infrarrojos pero a final de mes realizaremos otra prueba con radar", ha explicado a los periodistas el ministro de Antiguedades egipcio. "No podemos proporcionar los detalles de sus exámenes en estos momentos porque hay un equipo científico que tiene que hacer su trabajo. Les hemos dado la bienvenida y los hemos acompañado. Les vamos a dejar cumplir con su misión y veremos cuales son los resultados", ha agregado confiado en que antes de que acabe 2015 la legión de aficionados a la Egiptología sabrá a ciencia cierta si la tumba de Tutankamon guarda alguna sorpresa.

"Reeves dice que hallaremos la cámara funeraria de Nefertiti. Yo estoy seguro al 60% de que encontraremos algo pero no estoy de acuerdo con que sea precisamente a Nefertiti", ha confesado Al Damati. El ministro se decanta por otras candidatas: Kiya, la segunda esposa de Ajenatón y madre de Tutankamon; y Meritatón, primogénita de Ajenatón y Nefertiti que se convertiría después en esposa del monarca que protagonizó la primera y fugaz aventura monoteísta de la Historia.

A la caza de pesquisas concluyentes, la tumba se someterá al escáner este jueves y viernes. "Lo que tendremos será un análisis preliminar. Lo anunciaremos cuando tengamos algo más que añadir pero hay que esperar hasta el final de este mes", ha reiterado Al Damati. Para entonces la facultad de Ingeniería de la Universidad de El Cairo y el francés Instituto para la Preservación e Innovación en Patrimonio habrán concluido los exámenes que también efectuarán en los próximos meses en cuatro pirámides de las necrópolis de Giza y Dashur en busca de nueva información sobre su construcción y respuestas a sus enigmas sin resolver.

A pesar de las cautelas de los funcionarios egipcios, Reeves insiste en que su teoría transita la senda correcta. "Habría una cámara lateral debajo de la decorada pared oeste de la cámara funeraria y una prolongación de la tumba más allá del muro norte", detalló Reeves en una extensa entrevista concedida a este diario en agosto. En el primer caso -camuflado bajo el mural de los doce monos, símbolo de las doce horas nocturnas que debía transitar el monarca antes de renacer-, la puerta conduciría a un almacén contemporáneo al resto de lo ya hollado. En el segundo, el pasaje llevaría hasta una cámara funeraria.

"Mi hipótesis es que nos encontramos ante una tumba dentro de una tumba. El enterramiento de Tutankamon se habría realizado en la parte exterior de una sepultura que ya existía y que se habría adaptado para tal fin".

Según sus cálculos, la mujer que comparte vida de ultratumba con el faraón niño sería Nefertiti, consorte, corregente y probable sucesor de Ajenatón. Las elucubraciones de Reeves disponen de más pruebas de las que pudieran parecer. Su teoría responde a los interrogantes que desde el hallazgo de la KV62 han enunciado los eruditos a propósito de las pequeñas dimensiones -inusuales para un monarca de la dinastía XVIII- y el anómalo esqueleto del enterramiento. "Su plano, con el giro a la derecha incluido, es claramente el de la tumba de una reina con evidentes pretensiones regias a juzgar por el ensanchamiento del segundo pasillo".



Fuente: El Mundo

Hemeroteca

Etiquetas