4 nov. 2016

Comienza el ensayo clínico para probar el primer exoesqueleto del mundo para niños.

Un niño de entre tres y nueve años con atrofia muscular espinal (AME) llevará un exoesqueleto durante un año que le ayudará a mantenerse en pie y a caminar de forma independiente. El proyecto ya se presentó en junio de este año, pero ahora, el primer exoesqueleto infantil del mundo está listo para usarse y entrar en la fase de ensayo clínico.

El dispositivo pesa 12 kilos y está fabricado con aluminio y titanio. CSIC



El objetivo de esta investigación es conocer si el dispositivo mejora realmente la vida de los niños que no pueden andar. El desarrollo del exoesqueleto es una colaboración entre el CSIC y la empresa tecnológica Marsi Bionics. La Fundación Mutua Madrileña ha participado en el proyecto financiando el ensayo clínico. El dispositivo está fabricado en aluminio y titanio, pesa 12 kilos y está diseñado para ayudar al paciente a caminar, en algunos casos incluso por primera vez.
"El problema es que solo hay un exoesqueleto y por eso solo lo podemos probar en un niño", ha explicado a este periódico una portavoz de la Fundación Mutua Madrileña. El niño seleccionado se llevará el exoesqueleto a casa y lo incorporará a su día a día durante un año entero. Gustavo Lorenzo, responsable de la Unidad de Neurodesarrollo de Neurología Infantil del Hospital Universitario Ramón y Cajal, de Madrid, y colaborador del grupo de investigación “Neurología Experimental” del Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria (IRYCIS), es el responsable de liderar la investigación.

Unos pequeños motores, cinco por pierna, imitan el funcionamiento del músculo humano.

En estos días, el equipo se encuentra ultimando la selección del candidato que realizará el ensayo clínico y el ajuste del exoesqueleto. Lorenzo explica que la incorporación del dispositivo tendrá un doble impacto para los pequeños. “Por un lado, en su salud, ya que el estar siempre sentados favorece que padezcan problemas de columna, respiratorios o de circulación, entre otros; y, por otro, en calidad de vida, al dotarles de la autonomía necesaria para mejorar su autoestima y su integración social”, explica el doctor Lorenzo Sanz.

Elena García, investigadora del CSIC y fundadora de Marsi Bionics, lamenta que solo dispongan de un exoesqueleto y que haya que elegir un único niño entre los más de 1.500 afectados en España. "Si logramos recaudar mayor financiación para el proyecto, sería muy beneficioso disponer de un mayor número de prototipos", ha señalado García. La AME es una enfermedad rara que afecta a uno de cada 6.000 niños nacidos en España y que provoca debilidad muscular generalizada, lo que impide a los niños caminar.

Fuente: Europa Press

Hemeroteca

Etiquetas