18 de ago. de 2010

Experimentos sencillos para niños [VIDEO]


La ciencia puede resultar un excelente entretenimiento para los niños y también una fuente de alivio para los padres que los gustarían verse lejos de la televisión, los videojuegos o la computadora por un rato. Por eso aquí les traigo más de experimentos sencillos para niños.

Ambos pueden realizarse sin ningún tipo de material especial y con objetos caseros. También requieren una supervisión mínima y son ideales para que los niños los realizen solos con una par de indicaciones previas. Estos son experimentos sencillos, así que no tendrán que dar grandes cantidades de explicaciones aunque sí servirán de punto de partida para ver el interés de los niños en la ciencia.


El primero (que requiere un poco de paciencia) consiste en meter un huevo fresco de gallina en un recipiento y cubrirlo completamente vinagre. Después de 48 horas, el huevo a perdido la cáscara y ha aumentado de tamaño, además de crearse una capa gomosa, hasta el punto que podemos hacer que rebote en el suelo sin romperse.

La cáscara de huevo desaparece por la reacción del ácido acético del vinagre con el carbonato cálcico de la cáscara de huevo, que forma burbujas de CO2. La ósmosis explica el aumento de tamaño pues el agua contenida en el vinagre entra en el interior del huevo por la membrana semipermeable que lo cubre.

Para que vean lo que les espera les dejo este video que describe bien el proceso.

El segundo les ayudará a darse cuenta que a pesar de ser invisible, el aire es una substancia que ocupa mucho espacio. Se trata de un experimento muy fácil que requiere un vaso, un pañuelo desechable, un recipiente mucho más grande que el vaso y agua.

Procedimiento

a-Llena con agua tu recipiente grande, hasta una altura mayor a la de tu vaso. En nuestro video, hemos pintado el agua con un colorante vegetal.

b-En el fondo de tu vaso, coloca el pañuelo desechable; arrugado o doblado de tal forma que al voltear el vaso, no se caiga.

c-Voltea el vaso y sumérgelo bien derecho, sin inclinarlo.

d- Conserva esta posición por unos segundos o minutos y después, saca el vaso sin perder la vertical.

¿Cómo sucede?

El vaso “vacío” en realidad contiene aire dentro. Al voltearlo y sumergirlo en el agua, ésta no puede entrar al vaso, porque ya hay aire dentro y el agua no puede desplazarlo fuera.

Además como el aire es más ligero que el agua, tampoco puede escapar hacia abajo.

De esta forma, el agua no toca al pañuelo y éste permanece seco.












Hemeroteca

Etiquetas