7 abr. 2011

Inventos «made in Spain» en el salón de invenciones de Ginebra


Dispositivos económicos para ver contenidos 3D estereoscópicos en teléfonos móviles, escobas con imanes para facilitar su almacenaje, un dispensador de latas para beber sin tocar el envase y un chupete aromático que mejora la congestión nasal de los bebés son algunos de los inventos que España lleva al salón de invenciones de Ginebra, lo que demuestra, según los inventores, que se crea y bien.

La empresa española Estado Latente S.L. acaba de patentar TOYin3D; un novedoso dispositivo con el cual es posible ver contenidos en 3D de manera sencilla, al alcance de todos los bolsillos, y puedes utililizarlo con cualquier tipo de móvil o reproductor multimedia portatil, ademas es desmontable y customizable.


TOYin3D permite la ilusión de profundidad y envuelve al espectador en un ambiente realista en tres dimensiones; sin perdidas de cromatismo; ya que aprovecha las funciones de video y audio de tu dispositivo móvil.

José María Roncero, piloto comercial, va a presentar en este salón un sistema para mejorar el almacenamiento de útiles de limpieza. En concreto, Roncero ha colocado un imán en el extremo de la escoba o fregona y una placa metálica en el techo, por ejemplo, de un armario, consiguiendo que la atracción magnética mantenga los útiles de limpieza pegados al techo de metal y ordenados.

Este inventor, que también lleva años trabajando en una aeronave con forma de platillo volante, ha asegurado que le gustaría que el comprador de su patente fuera español, si bien ha lamentado "el poco" apoyo que existe en España a los creadores e inventores. "Somos los mejores del mundo" en cuanto a inventos, ha remachado Roncero, como demuestra la invención del submarino o el talgo o de cosas más pequeñas y comunes como la fregona o el Chupa Chups.

Otro de los participantes es Francisco Javier Garcés, de Sagunto (Valencia), quien expone un chupete aromático para ayudar a los bebés a respirar mejor en caso de congestión nasal. Se trata de un chupete con una pequeña caja en la que se puede meter una gasa empapada de aceite esencial de romero o pino o las dos mezcladas, y con unos orificios que dejan escapar los vapores.

Esta idea nació, ha relatado este inventor -metalúrgico de profesión-, después de comprobar los constipados y los efectos de éstos en sus propios hijos y no encontrar alternativas. El prototipo del chupete que expone Garcés en Ginebra lo ha realizado el instituto tecnológico Aiju de Ibi, Alicante.

Otra de las invenciones españolas que podrán ver los que acudan al citado salón es un dispensador para latas de bebidas. Creado por Salvador Alimbau, diseñador industrial y publicista de 85 años, este dispensador permite beber sin tocar la lata. Se trata de una especie de tetina que cumple la normativa de grado alimenticio y que salta una vez abierta la lata.

Además de estos inventos, se presentarán también un pavimento que purifica el aire, una pinza que permite retirar las suturas de la piel de manera segura y con una sola mano y un nuevo sistema de acceso a "spa" apto para todas las personas, entre otros.

En el salón participan 45 países y todos los expositores acuden con la esperanza de que las empresas se fijen en sus inventos. En la pasada edición, la española Celia Sánchez Ramos ganó el "gran premio del salón internacional" por su sistema de identificación de personas mediante biometría ocular.

Precisamente, la Oficina Española de Patentes y Marcas ha impulsado la candidatura de esta profesora de la Universidad Complutense de Madrid a los premios Príncipe de Asturias.Según datos -aún provisionales- de la citada oficina, el pasado año se solicitaron en España la protección de 6.297 invenciones -3.647 patentes (requisitos más duros, protección de 20 años y un precio medio que oscila entre los 600 y 1.200 euros) y 2.650 modelos de utilidad (menos requisitos, protección de 10 años y 150 euros)-.

La oficina García Cabrerizo es la encargada de canalizar la participación española en el salón de Ginebra y según ésta en España se inventa bastante, se patenta no tanto y se comercializa poco.


 
ZONA MÓVIL:

ZONA 3D:

1 comentario:

Inventor dijo...

Una patente internacional en España sale por unos 3.000 euros, y cuesta mas trabajo presentar la patente que realizar el invento :-(

Hemeroteca

Etiquetas