12 may. 2011

Música contra los 'achaques'





Mejora la capacidad de aprendizaje, la comunicación, ayuda a cambiar el mal humor e, incluso, alivia el dolor crónico. Éstas son sólo algunas de las ventajas que produce una buena melodía en la salud de las personas que la escuchan. Pero hay más. Según un estudio realizado por la Universidad Northwestern (Illinois, EEUU) y publicado en la revista científica 'PLoS One', aquellos que, además de atender a la música, también la practican tienen más posibilidades de mejorar los problemas de oído al llegar a la vejez.


"Los que a lo largo de su vida se han dedicado a tocar un instrumento parecen tener una serie de ventajas en, al menos, dos funciones importantes que se deterioran con la edad: la memoria auditiva y la capacidad de oír y mantener una conversación en un ambiente ruidoso", asegura Nina Kraus, directora del Laboratorio de Neurociencia Auditiva de esta universidad y co-autora del estudio.


Para realizar esta investigación, se estudió a 37 personas de entre 45 y 65 años. De ellos, 18 aprendieron a tocar algún instrumento de niños y habían continuado con él durante toda su vida. Tanto a ellos como a los que no eran músicos se les realizó una serie de pruebas para analizar qué eran capaces de oír en un ambiente con ruido, cuál era su memoria auditiva y también la visual.

"Los que habían aprendido a utilizar un instrumento desde pequeños superaban al grupo de los que no eran músicos en todas la pruebas menos en la memoria visual, cuyas respuestas eran muy similares", afirma la doctora Kraus. Un dato que considera relevante ya que "las dificultades para entenderse que tienen los mayores en determinados lugares es una queja común. Además, este impedimento les puede llevar al aislamiento social y la depresión".
Manten despierto el cerebro

Pero, ¿cómo afecta ese entrenamiento musical a las facultades de los adultos mayores? Para Leocadio Rodríguez, jefe del Servicio de Geriatría del Hospital Universitario de Getafe, "cuando se estimula durante toda una vida las distintas partes del cerebro que intervienen en una actividad, por ejemplo la música, esas zonas están más entrenadas, es como si tuviesen más reservas, por lo que cuando llegan los déficits de la vejez, a ellos les aparecen más tarde o no los tienen", comenta para ELMUNDO.es.

Además, no sólo ocurriría con los músicos. "Aquellos que se han dedicado a actividades relacionadas con el lenguaje, al llegar a mayores no presentan problemas relacionados con esta faceta, por lo que no les cuesta, por ejemplo, los ejercicios de comprensión. Es más, cuando tratamos casos de demencia, los profesionales lo hacemos partiendo del nivel educativo del paciente", explica el doctor Rodríguez.

"La música interviene en todas las dimensiones neuronales, por lo que la mejora de estas personas no es únicamente un 'efecto de control del volumen'", comentan los autores del estudio. "Más bien han incrementado su capacidad para extraer patrones sonoros relevantes, incluyendo el sonido de sus propios instrumentos, armonías y ritmos. Es como un pintor, que está en sintonía con los atributos visuales de la pintura", aseguran.

Vicente Vizcaíno León es actualmente profesor de guitarra clásica española en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. A sus 70 años declara a ELMUNDO.es que "la música es necesaria y buena para la salud en todas las edades. Se ha comprobado que los niños que estudian música, que tocan un intrumento sin que les fuercen a ello, son gente más despierta. Si se dedican a ello, esta característica se acentúa", explica.

Eso sí, no vale todo tipo de música. "La buena, la que ayuda a personas enfermas y a aquellos que quieren relajarse o concentrarse es la de Mozart o Beethoven. Otro tipo de cosas, como el heavy, puede estar bien para los jóvenes, pero yo creo que no consigue los mismos beneficios", comenta Vizcaíno León.


FUENTE:

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas