29 oct. 2012

El Primer autobús híbrido con gas y eléctrico


El gas licuado de petróleo (GLP) es el carburante alternativo para automoción más empleado a nivel internacional. En España, menos. Aunque comienzan a darse importantes pasos para cambiar esta realidad, como el de esta semana: Repsol y Castrosua han desarrollado y fabricado íntegramente en nuestro país Tempus Autogas, el primer autobús urbano híbrido dotado de un motor eléctrico y de GLP. 



El modelo –que incorpora también tecnología de General Motors y Siemens– ha sido presentado en la Feria Internacional del Autobús y el Autocar (FIAA 2012), que se ha celebrado en la Feria de Madrid.

El nuevo autobús –«primicia a nivel internacional», tal y como aseguran desde Repsol– cuenta con un motor de tracción eléctrica alimentado por batería y un motor térmico de GLP «con los que puede funcionar de forma conjunta, utilizando el gas cuando el conductor requiera más potencia (para acelerar, por ejemplo) o 100% eléctrico o 100% GLP», explica José Manuel Cosío, director comercial de Castrosua.

Cosío precisa que «el autobús tiene 360 km de autonomía gracias a los dos depósitos de GLP  –ubicados en el techo del autobús– y a que en modo únicamente eléctrico puede recorrer 60 km sin parar a repostar. Aunque «la autonomía podría ser mayor, ya que hay espacio suficiente para añadir otros dos depósitos de gas», asegura Cosío.

Asimismo, Tempus Autogas permite un ahorro en el consumo de carburantes de hasta un 40 por ciento respecto a un autobús convencional. Algo clave, vista la tendencia alcista de los precios de los combustibles.

Pero no son las únicas ventajas. A éstas hay que sumar que el nuevo modelo genera menos decibelios (ruido) y menos emisiones de dióxido de carbono (CO2) y óxidos de nitrógeno (NOx).

Todas estas ventajas resultan idóneas para promover el transporte urbano sostenible en las ciudades y, además, permiten abaratar los costes de operación sin menoscabo del correcto funcionamiento. Además, al Tempus AutoGas se le han incorporado diferentes soluciones de conducción y de confort para los pasajeros, como «cámaras marcha atrás o que el autobús pueda inclinare al acercarse a la parada», añade Cosío. La idea, como explica el director comercial, es «ceder el prototipo durante un tiempo a aquellos ayuntamientos que quieran probarlo».

Rentable

En la actualidad, 15 millones de vehículos (ocho de ellos de Europa) utilizan este carburante alternativo formado por una combinación de moléculas de butano y propano, al que se le añaden trazas de otros compuestos. En España comienza a arrancar su empleo. Sólo en los dos últimos años se han doblado las ventas, aunque aún estamos lejos del número de vehículos con GLP que tienen Italia, Polonia o Alemania.

Fuente:

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas