18 abr. 2011

Una acera para encender farolas


Toulouse ya cuenta con un pavimento que, gracias a la energía cinética que generan los ciudadanos al caminar sobre él, produce energía suficiente para encender las luminarias viales.

En la ciudad francesa de Toulouse han instalado la primera acera que permite producir energía suficiente para encender las farolas gracias a la energía cinética y a la solar. No se trata de una tecnología de futuro tal y como muestra la réplica presentada en Bruselas durante la celebración de la Semana de la Energía Sostenible, organizada por la Dirección General de Energía de la Comisión Europea.


Cómo funciona

El funcionamiento de este sistema electromagnético es sencillo. Cada vez que los peatones caminan por la acera se mueven unos muelles instalados debajo de cada losa que generan la energía que después es empleada en las luminarias. Así por la noche se pueden encender las lámparas LED gracias a la energía producida por los transeúntes. «Cada 10.000 personas que pasen por esta acera de 20 losas es suficiente para encender una luminaria de seis vatios durante tres horas», explica Joël Lavergne, responsable de Alumbrado Público del Ayuntamiento de Toulouse. «Y cada célula solar –prosigue– produce de media cinco vatios por hora. Por lo que esta acera que aúna ambas energías produce entre cinco y siete vatios cada hora». Toda esta energía «se almacena en unas baterías de ión de litio para poder encender las luminarias durante toda la noche», dice Alexandre Marciel, teniente alcalde de Toulouse.

El precio es elevado, «unos mil euros por losa», reconoce Lavergne. Pero «no es necesario hacer toda la acera, sino sólo una parte», explica Marciel. En cualquier caso, a medida que se demande más, esta tecnología «costará 100 euros por losa», añade Lavergne.

Por otra parte, esta semana se han entregado los galardones de la quinta edición de la energía sostenible. El premio dado a la mejor comunicación fue para Solar Decathlon Europe, una competición de arquitectura sostenible promovida por la Universidad Politécnica de Madrid.


FUENTE:

ZONA ECO:

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas