11 ago. 2011

Amazon presenta Cloud Reader, Kindle en la nube usando HTML5


Buen movimiento, si no excelente, el que acaba de realizar Amazon con Kindle Cloud Reader, el nuevo servicio integrado de su popular lector de ebooks  y la tienda de libros de Amazon. Básicamente consiste en mover todas las cualidades del Kindle, incluido su sublime servicio de sincronización Whispersync haciendo uso de HTML5 (¿Flash? ¿Qué es eso?) a un navegador, entre los que se encuentran el del iPad, Google Chrome y Safari, tanto para Windows como para Mac, siendo Firefox la notable excepción, que de momento no soporta el nuevo servicio.

La jugada es un movimiento maestro contra Apple y sus abusivas políticas en su App Store, básicamente permite saltarse las restricciones de la manzana mordida y hacer íntegramente disponible su Kindle y su Kindle Store a través de la web, porque lo que sí resultaría del todo inconcebible es que ahora a los de Cupertino les diese por bloquear páginas non gratas a través de su navegador. Con Kindle Cloud Reader podremos acceder a nuestra colección de ebooks desde un PC, un Mac un iPad o cualquier dispositivo capaz de soportar Chrome o Safari (incluidos los Chromebooks).


La aplicación tiene un diseño muy cuidado y se instala como una extensión, una vez en nuestro navegador podremos ver nuestro catálogo de libros, leerlos con algunas opciones de visualización como tamaño de la fuente, color de la página y tamaño de los márgenes así como tomar notas, añadir marcadores y sincronizar la página leída del libro con la de cualquier libro en la que lo hayamos leído, que puede ir desde un PC, un dispositivo Android, uno iOS o un propio lector de ebook. También podremos bajarlos para que estén disponibles de manera offline, algo que será de extrema utilidad por ejemplo en el iPad donde la conexión a internet no está siempre asegurada.

¿Ha dejado de tener sentido la aplicación de Kindle para iOS? Diría que no del todo, pero evidentemente sí en muchos aspectos, Kindle Cloud Reader permite acceder a todo el catálogo sin preocuparse por futuras restricciones por parte de Apple, pagar el ebook con un par de clics y leerlo cómodamente. No sé qué tal le habrá sentado a los de Cupertino este movimiento, supongo que mal, pero lo que sí que les aconsejaría es que se pusiesen las pilas con iBooks cuanto antes porque si no es posible que empiecen a quedarse muy, pero que muy atrás.


FUENTE:

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas