17 oct. 2011

El triunfo de la 'red social' de la comunidad científica


ResearchGate ha logrado alcanzar el millón de socios, convirtiéndose en la red social científica más grande del mundo. Aunque la comunicación entre los investigadores existe desde tiempos remotos, esta iniciativa, con tres años de vida, se ha convertido en una herramienta cada vez más atractiva en el mundo de la ciencia.


La red, que abarca todas las disciplina esta presente ya en 192 países, que son en los que hay investigadores que se han creado un perfil y comparten información con sus colegas. Entre las aplicaciones, ResearchGate ofrece un calendario de los eventos científicos que se celebran en todo el mundo, una bolsa de trabajo internacional y el acceso a publicaciones de interés, que se pueden buscar gracias a un filtrador semántico que navega por las principales bases de datos y accede a más de 45 millones de artículos y resúmenes.

Esta plataforma se creó, en 2008, por idea de tres jóvenes: dos virólogos, Ijad Madisch y Soeren Hofmayer, y un especialista en informática, Horst Fickenscher. Desde entonces, ya se han creado en su seno más de 1.100 grupos de investigación. Ahora, en 2011, ha recibido el apoyo financiero de empresas de Silicon Valley, Reino Unido y Alemania que han permitido mejorar la red.

España es uno de los países más activos, con más de 16.500 usuarios. Varios centros de investigación y departamentos universitarios utilizan ya ResearchGate para conectar a sus miembros y fomentar el intercambio de información directo.

Sus creadores quisieron montar una red en la que los investigadores pudieran conectar con colegas con ideas afines que trabajan en proyectos similares y permitir la colaboración científica entre ellos. Dieron en el clavo, porque la red no deja de crecer.


FUENTE:

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas