16 dic. 2011

Greenpeace presenta su nuevo Rainbow Warrior en Barcelona

Subvencionado en una parte por la estrella de fútbol Messi y con un toque español (las velas fueron elaboradas en Galicia), la ONG Greenpeace ha presentado este jueves su nuevo buque Rainbow Warrior en el puerto de Barcelona, con motivo del 40 aniversario de la organización.



El barco, con un coste de 22 millones de euros, ha sido financiando con la ayuda de socios de Greenpeace, conciertos y subastas, que contaron con el empujón de Lionel Messi. Gracias al jugador, se realizó una subasta en la que los concursantes podían acceder a un premio, que consistía en asistir a un entrenamiento del Barcelona, compartir unos momentos con el argentino, disponer de dos entradas en tribuna y contar con material de merchandising del club.

Pero no es el único famoso que ha colaborado: artistas como Paul McCartney o Jamiroquai han puesto su grano de arena en la construcción del barco.

El Rainbow Warrior se ha diseñado utilizando tecnología 'verde' desde su fabricación hasta el proceso de desguace en el futuro. Navegará principalmente a vela para reducir el consumo de combustible. Con un diseño característico, con mástiles en forma de A, el buque cuenta con botes y pista de aterrizaje de helicópteros para llevar a cabo sus misiones.

Y es que este Rainbow Warrior (el tercero que adquiere Greenpeace), tras haber pasado por Alemania, Holanda, Reino Unido y Suecia, seguirá su aventura rumbo a Estados Unidos, donde realizará una campaña para la reducción del uso del carbón, y posteriormente pasará por Amazonia, con la intención de denunciar la deforestación y el polémico nuevo código forestal de Brasil.

En la presentación a los medios del nuevo barco, la organización también ha aprovechado para hacer un balance de sus 40 años de historia. Maria José Caballero, directora de campaña de Greenpeace, ha resaltado sus señas de identidad: la independencia política y económica, las acciones de protesta pacíficas y la voluntad de dar soluciones a problemáticas medioambientales y lograr un mundo "más verde, más justo, más solidario y en paz".

Éxitos en todo el mundo

Sobre los logros conseguidos: con 3 millones de socios a nivel mundial (100.000 en España), ha destacado la moratoria internacional para la caza de ballenas, en 1986; la prohibición de la explotación mineral y petrolífera de la Antártida en el 91, la prohibición internacional de lanzar residuos radioactivos al mar en el 93 o la adopción del protocolo de Kyoto en el 97.

Sobre este último punto, Greenpeace se ha mostrado algo "decepcionada" con el acuerdo conseguido hace pocos días en Durban, que califican de "pobre" y que ralentiza la implantación del protocolo.

También mostró su rechazo a la posible desaparición del Ministerio de Medio Ambiente, cuya existencia consideran "fundamental", y se han mostrado prudentes sobre los posibles pasos a seguir por el entrante gobierno del PP.

Y es que son muchos los retos de futuro a los que se enfrenta el movimiento: en especial la lucha por detener el cambio climático, la sustitución progresiva de la energía nuclear, seguir luchando contra la contaminación; reformar la política pesquera común, acabando con las técnicas de pesca más dañinas, proteger los bosques de la deforestación y seguir concienciando a la sociedad, entre otros muchos.

Este nuevo miembro de la organización, como es el Rainbow Warrior, pretende ser una herramienta más de apoyo para seguir luchando por el medioambiente y concienciando a la sociedad sobre la importancia de cuidar el planeta y revertir el cambio climático que, si se produce, sería "irreversible", tal y como asegura la directora de campaña.

La nueva insignia de Greenpeace estará en el muelle Maremagnum hasta el 23 de diciembre. Entre las actividades públicas que se realizarán, destaca la cena sostenible del chef Diego Guerrero (con 2 estrellas Michelín) esta noche o el concierto abierto de Rebeca Jiménez el viernes 16. Las visitas del público serán los días 18, 19, 20 y 23.


Fuente:

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas