31 may. 2012

Proyecto neurocientífico busca las cualidades del buen líder

Una investigación puesta en marcha por ESADE combina el conocimiento neurocientífico y las más avanzadas tecnologías para descubrir qué dinámicas neurológicas se producen en la toma de decisiones en equipo, cómo se desarrolla neurológicamente el liderazgo y qué define al líder que convence y decide éticamente. 




La escuela de negocios ESADE ha iniciado una investigación académica y científica pionera para encontrar, a través de la tecnología y la neurociencia, los atributos del buen líder, conocer cómo se comporta su cerebro cuando toma decisiones en equipo, su grado de influencia en una dinámica de grupo y qué diferencias neurológicas hay en la elección de soluciones socialmente responsables o irresponsables. Para hacerlo, durante 15 días se mapea el cerebro de 160 de los estudiantes MBA de esta escuela, mientras resuelven casos de negocio y empresa mediante soluciones éticas y responsables.

El proyecto Neurociencia y Liderazgo, que ESADE desarrolla con la colaboración de Arizona State University y la tecnología de ABM (Advanced Brain Monitoring), aprovecha los recientes avances en el campo de la neurociencia para abrir nuevas perspectivas y aportar nuevos datos al conocimiento del liderazgo y su desarrollo, haciendo especial hincapié en el líder socialmente responsable e inspirador en un grupo. Este estudio, jamás realizado hasta hoy, lo llevan a acabo un equipo de investigadores de ESADE, dirigidos por el profesores del Instituto de Innovación Social de ESADE, Thomas Maak y Nicola Pless y los investigadores David Waldman y Pierre Balthazard de la Arizona State University.

Para el investigador de ESADE Thomas Maak este proyecto “tiene un gran potencial para ayudar a entender y profundizar en los procesos de desarrollo del liderazgo, pero también para educar a los líderes del futuro a tener un comportamiento éticamente responsable”.  

Mapeando el cerebro del líder

La tecnología neurocientífica sin hilos ha llegado al punto de lograr escanear los cerebros de un grupo de individuos de forma sincronizada mientras intentan resolver conjuntamente un problema. De este modo, se puede descifrar cómo funcionan los cerebros en una decisión de equipo y tener datos en un encefalograma de cómo se comporta el cerebro de forma individual y combinada con otras personas.

En este sentido, para Thomas Maak “poder analizar de forma sincronizada el comportamiento neurológico de un grupo es especialmente importante para nosotros ya que el liderazgo debe estudiarse cómo un proceso que se desarrolla entre individuos que interaccionan en grupo y no que como una mera toma de decisiones individuales”.

Así, el objetivo del proyecto Neuroscience of Leadership es descifrar entre otros aspectos:

  • Si existen fenómenos neurológicos asociados a los equipos que son capaces de comportarse especialmente bien en las decisiones que tienen una dimensión ética o si hay algún marcador neurológico que diferencie las decisiones responsables de las irresponsables.
  • Si se pueden definir patrones en las dinámicas de grupo, marcadores neurológicos que indiquen cuando un grupo está realmente comprometido y en sintonía o por el contrario es un grupo poco unido o integrado.
  • Si los procesos de liderazgo son especialmente efectivos cuando las decisiones son tomadas en equipo.
  • Qué dinámicas neurológicas se desarrollan en un grupo.
  • Cómo el líder logra convencer, que le sigan o le reconozcan como tal.

Tecnología neurocientífica en las aulas

Durante el proceso de obtención de datos a través de la tecnología sin hilos de ABM se monitorizará el cerebro de 160 estudiantes MBA en las propias aulas de ESADE. Los MBA se organizan en 33 equipos de unas 5 personas. El proceso dura unas 3 horas con tres partes diferenciadas. En la primera de forma individual deben resolver un problema sobre responsabilidad ética en el mundo empresarial. Tras hacerlo, se unirán a su equipo y se conectaran a los instrumentos de monitorización que serán sincronizados como grupo. Ahora el mismo caso anteriormente planteado deberán discutirlo, consensuarlo y solucionarlo como equipo y aportar una respuesta conjunta. Una vez finalizado se les realiza una entrevista de forma individualizada sobre su experiencia y percepciones durante las discusiones en equipo y sobre cómo creen que se han desarrollado las dinámicas de liderazgo en su grupo.

Uno vez finalizado el proceso de obtención de datos, se analizarán y trabajaran y se esperan poder tener los primeros resultados del estudio antes de fin de año.



No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas