21 feb. 2011

Crean un sistema que integra la naturaleza en los edificios


Las investigaciones sobre sistemas de jardinería vertical llevó a un grupo de investigadores de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica de la Universidad de Sevilla a crear su propia empresa: Terapia Urbana. Su actividad, tal y como explica uno de sus creadores, Iván Gaviño, está dirigida «a la reducción del consumo energético producido por las instalaciones del clima y ventilación en la edificación, y a la mejora de la calidad ambiental interior y exterior de los edificios mediante el diseño e instalación de sistemas de naturación urbana que permiten la integración de la naturaleza en los edificios y en el espacio de la ciudad, principalmente mediante jardines verticales y techos verdes». Tanto unos como otros actúan, según Gaviño, «como biofiltros depuradores de aire y como sistemas de enfriamiento evaporativo que mejoran el comportamiento energético de la edificación».


Mayor biodiversidad

Dentro de los jardines verticales existen los pasivos y los activos. Ambos «favorecen el aumento de la biodiversidad, reducen el efecto de la isla de calor en las ciudades, contribuyen a la reducción de las emisiones de CO2 en los edificios y fijan contaminantes atmosféricos, permitiendo así combatir el síndrome del edificio enfermo», explica Gaviño. En cuanto a los techos verdes pasivos y activos, éstos últimos integran, según su creador, «el filtrado a través de las aguas grises para su reutilización en la edificación, lo que permite optimizar el aprovechamiento de los recursos hídricos. Además, los techos verdes permiten recuperar zonas devaluadas en los edificios y aportan una sustancial mejora al aislamiento de las cubiertas». En la actualidad, ninguna empresa española desarrolla estos sistemas y, según su creador, «son los que mayor repercusión consiguen en el ahorro energético».

Más allá de su valor medioambiental, «tanto los jardines como los techos verdes poseen una indiscutible belleza ornamental y paisajística que recalifica el espacio en el que se instalan, singularizándolos de un modo innovador y reportando numerosos beneficios indirectos como la mejora del bienestar psicoambiental», matiza Gaviño. La elección de la vegetación se realiza bajo parámetros de diseño paisajista, inspirados en ecosistemas naturales con condiciones análogas al microclima que crea el ajardinamiento vertical.

Aunque de forma inicial sus trabajos se han dirigido a la administración, a las empresas privadas del sector energético y turístico, entre otros, Gaviño matiza que, «gracias a las últimas líneas que hemos desarrollado, sobre todo en jardines verticales de menor escala, también actuamos en el sector residencial. Además, tenemos la capacidad y solvencia para llevar a cabo proyectos propios, pero también ofrecemos colaboración y asesoramiento a estudios de arquitectura e ingeniería». Ofrecen sus servicios en casi todo el país, pero se están preparando para asistir a Ecobuild 2011, la mayor feria de construcción sostenible a nivel internacional que se celebrará en marzo en Londres.


FUENTE:

ZONA ECO:


No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas