22/2/2011

El Street View de Google llega a los Alpes


Primero fueron las calles; ahora, las montañas. En las próximas semanas, será posible descender por las pistas de los Alpes desde el salón de casa... o, por lo menos, que imaginárselo sea más fácil.

Tras lanzarse con los museos, Google se atreve con la naturaleza y ya está utilizando su tecnología Street View para registrar las grandes altitudes. La primera experiencia con el Street View Snowmobile fue durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Vancouver el año pasado. La prueba piloto tuvo un gran éxito, por lo que los directivos del gigante de Internet lo han traído a Europa, decididos a retratar las estaciones de esquí de todo el mundo.

Las primeras imágenes disponibles en la Red pertenecerán a los valles franceses de Méribel, pero pronto le seguirán las de Zermatt, en los Alpes suizos, uno de los 'resorts' de invierno más prestigiosos del país. Esta semana, 31.500 internautas decidieron que la curvas de la estación, que cuenta con 700 kilómetros de pistas esquiables, fueran las próximas en ser inmortalizadas por Google. Zermatt consiguió batir a sus 29 competidoras por las vistas que ofrece del Monte Cervino, orgullo de los helvéticos por sus 4.478 metros de altura y la belleza de su marcada cumbre.

La tecnología utilizada para fotografiar las laderas alpinas es la misma que para el asfalto, sólo cambia el método de transporte del equipamiento: una moto de nieve en vez de un coche. Asegurada con unos arneses, la cámara de alta definición toma panorámicas de 360 grados en horizontal y 290 en vertical. Así, uno puede colocarse al principio de la pista, justo en el punto en el que se sitúan los esquiadores, y bajar toda la montaña, observando el paisaje helado con todo lujo de detalles.

Entre los retos, apunta Google desde Zúrich, están las condiciones meteorológicas que pueden impedir el trabajo del Snowmobile si las pistas están demasiado heladas o si la niebla o las nubes bajas dificultan la visibilidad.

Google Street View de Suiza añadirá así las impresionantes bajadas de los valles de Zermatt, a las imágenes ya tomadas el verano pasado de otros rincones del país. En aquella ocasión, la cámara de 360 grados se unió a un triciclo de montaña que permitió fotografiar lugares de gran interés turístico e histórico pero de difícil acceso con coche, como el castillo de Chillon o el glaciar Aletsch, el más grande de los Alpes.


FUENTE:


Hemeroteca

Etiquetas