28 sept. 2011

Mensajes entre la Tierra, la Luna y Marte


La NASA prepara un revolucionario sistema de comunicaciones por láser para reducir drásticamente el tiempo en el que una nave espacial le envía sus datos, un desarrollo fundamental para la conquista de otros planetas.


Tarde o temprano, es posible, habrá cientos o miles de humanos viviendo fuera de la Tierra, y necesitaremos comunicarnos con ellos. Incluso antes de que esto ocurra, las sondas que enviamos al espacio -dotadas de instrumentos cada vez más precisos- requieren de canales de banda lo suficientemente ancha como para poder transmitirnos los datos que recogen con la suficiente velocidad. Una nueva tecnología presentada por la NASA, denominada Laser Communications Relay Demostration (LCRD), promete convertirse en el sistema de comunicaciones espaciales definitivo.

Las comunicaciones rápidas y eficientes constituyen uno de los más importantes factores a la hora de idear una estrategia de expansión eficiente. Si los seres humanos que enviamos primero no tienen forma de transmitirnos lo que están viendo o pedirnos ayuda si lo necesitan, estarán en problemas. Y en el otro sentido ocurre lo mismo: necesitamos poder enviar datos, información y respuestas a nuestras colonias lejanas. Esto ha sido así desde la época en que las “comunicaciones” eran rollos de papel enviados por barco de un extremo al otro del mundo hasta hoy, cuando los hombres comienzan a explorar el espacio.

La NASA está especialmente interesada en implementar sistemas de comunicaciones capaces de cubrir enormes distancias y que posean un ancho de banda lo suficientemente grande como para que los datos que envían sus vehículos robóticos (y los que enviarán dentro de algunos años sus astronautas) lleguen sin demora a nuestro planeta. A la sonda Mars Reconnaissance Orbiter (MRO), que orbita Marte, por ejemplo, le lleva unos 90 minutos transmitir una fotografía a la Tierra. Si dispusiésemos de un sistema mejor, ese tiempo podría reducirse a unos pocos minutos. Es por ello que la agencia ha invertido 175 millones de dólares para desarrollar tres proyectos relacionados con la conquista del espacio, uno de los cuales intenta justamente solucionar este problema. Se trata de una tecnología denominada Laser Communications Relay Demostration (LCRD). La LCRD -como su nombre lo indica- utiliza un rayo láser para establecer una conexión óptica entre el transmisor y receptor, y posee un ancho de banda de unos 100Mbps. Las imágenes del MRO, por ejemplo, solo demorarían 5 minutos en transmitirse por ese canal.

Una complicación

La NASA se ha decidido por el uso del láser porque sabe que para una masa, tamaño y carga energética determinada, un sistema óptico es capaz de proporcionar tasas de transmisión de datos mucho mayores que las permitidas por las frecuencias de radio utilizadas normalmente. Pero no todas son buenas noticias, ya que un sistema como el LCRD requiere de que el transmisor y el receptor “se vean” entre sí, algo que suele ser bastante complicado en algunas oportunidades, sobre todo cuando uno de los extremos de la comunicación se encuentra sepultado debajo de una capa atmosférica lo suficientemente espesa, como la que posee la Tierra. Pero aún teniendo en cuenta estas dificultadas, la agencia cree que el LCRD funcionará bien como enlace entre la Tierra, la Luna y Marte, permitiendo incluso la transmisión de vídeo en vivo en HD.


FUENTE:

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas