19 ene. 2012

Pulseras con sensores para edificios inteligentes

Científicos del Massachusetts Institute of Technology han presentado un sistema mediante el cual edificios inteligentes podrán interactuar con los habitantes de manera más eficiente y variada. El desarrollo consiste en una red de pulseras para las personas de cada establecimiento, ellas servirán para posicionamiento y comunicación con la construcción. Esta innovadora tecnología se llama WristQue.



El accesorio consiste en una pulsera de goma con sensores de movimiento y temperatura funcionando con un procesador de bajo consumo preparado para conexión inalámbrica con el edificio. La misma contará con tres botones, dos de ellos sirven para determinar si uno tiene demasiado frío o calor mientras que el tercero es el que permitirá el control por gestos. Joseph Paradiso, uno de los responsables de este desarrollo, declaró que al activarlo uno podrá manejar su entorno como si estuviera frente a Kinect, sin tener que procuparse por estar con el periférico y con la posibilidad de saber constantemente a quién corresponde cada movimiento.

La energía es la principal preocupación. Hasta ahora en sus pruebas de laboratorio se han enfocado principalmente en la utilización de la pulsera para controlar el consumo energético del edificio. Al revisar el flujo de personas y su sensación térmica pueden regular mejor la temperatura del ambiente distribuyendo el esfuerzo por las zonas más frecuentadas. Además les ha servido para controlar luces, música y otro tipo de ambientaciones para cuando nadie está usando un ambiente.

Las proyecciones a futuro. Sin dudas los creadores tienen confianza en WristQue y auguran para la misma un montón de aplicaciones. Además del consumo energético, esperan que el edificio pueda hacer un relevamiento de la información recolectada por cada pulsera para comenzar a anticipar el comportamiento de cada habitante, anticipándose al recorrido que hará por distintos lugares de la construcción. Por otra parte esperan que el control de gestos pueda activar o desactivar elementos del entorno, manejar ordenadores, manipular presentaciones, pedir asistencia, etc. Como última etapa en su desarrollo esperan que gracias a esta pulsera puedan generarse nuevo tipo de interacciones sociales entre personas que incluyan desde mensajería hasta geolocación.

Suponemos que surgirá tecnología similar en los próximos años y aunque el desarrollador cree que viene de la mano de pulseras, nosotros somos de la idea que se relacionará mucho más con nuestros teléfonos inteligentes.

Fuente:

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas