1 mar. 2013

Consiguen bloquear la entrada del VIH y Ébola


Investigadores del Hospital 12 de Octubre de Madrid han conseguido bloquear de forma eficaz la entrada del VIH y del virus del Ébola en un tipo de células del sistema inmunitario de los mamíferos –conocidas como dendríticas–, presentes en las mucosas y decisivas en el inicio de la respuesta inmune.

En este trabajo, publicado en la revista Nature Communications y realizado en colaboración con el Centro Superior de Investigaciones Científicas de Sevilla y la Universidad de Oxford, se ha utilizado nanotecnología para impedir que ambos virus interaccionen con estas células.


Para ello, los autores utilizaron en laboratorio la estructura proteínica de un virus inofensivo capaz de infectar bacterias –bacteriófago Qβ–, modificado en su capa exterior con los mismos azúcares que están presentes también en la superficie del VIH y Ébola.

“Ambos virus tienen aspectos comunes. Utilizan un receptor, el DC-SIGN, para la entrada en las células dentríticas. Este receptor es habitualmente un mecanismo de defensa del organismo, pero ambos virus pueden alterar su funcionamiento habitual y utilizarlo para entrar en las células, infectarlas y después diseminarse por todo el organismo”, explica Rafael Delgado, investigador principal del hospital madrileño.

Al usar estos azúcares en un número muy elevado –multiplicados mediante nanotecnología y vehiculizados en otro virus–, se impide la entrada del VIH y Ébola en las células dendríticas. Estos azúcares son los que interactúan con el receptor celular y, por primera vez, se ha demostrado que pueden impedir la infección.

Para Delgado, “es esperable que la investigación sobre el virus Ébola avance rápidamente porque estos agentes tan peligrosos pueden ser manejados ahora en el laboratorio de forma segura mediante una modificación genética utilizada en este trabajo”.

Aplicaciones futuras

Las partículas víricas recubiertas de azúcares constituyen una prometedora línea de trabajo y en el futuro podrían ser utilizadas para combatir infecciones por el virus VIH y Ébola, por ejemplo formando parte de los componentes de microbicidas en geles vaginales.

También pueden llegar a convertirse en vehículos capaces de transportar un fármaco hasta las células dañadas por cáncer en tratamientos oncológicos específicos.

Según la Organización de la Salud (OMS), en 2011 hubo en todo el mundo 2,5 millones de nuevos casos de infección por VIH y 1,7 millones de personas fallecidas por este virus. Respecto al Ébola, el más virulento que existe en la actualidad, entre el 50 y 80% de las personas afectadas por los brotes que se producen en África muere. No existe por el momento vacuna ni tratamiento específico efectivos.


Referencia bibliográfica:
Renato Ribeiro-Viana, Macarena Sánchez-Navarro, Joanna Luczkowiak, Julia R. Koeppe, Rafael Delgado, Javier Rojo & Benjamin G. Davis. “Virus-like glycodendrinanoparticles displaying quasi-equivalent nested polyvalency upon glycoprotein platforms potently block viral infection”. Nature communications; 3:1303. DOI: 10.1038/ncomms2302.

Fuente:

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas