27 mar. 2012

Cargas 100 veces más rápidas con capacitadores de grafeno

Las baterías actuales, tal como las conocemos, han alcanzado una especie de barrera insuperable, y su desarrollo y avance comienza a ser muy lento, pudiendo apenas mejorar la capacidad de estas, y no su velocidad de carga. 



Mientras que el aumento de capacidad es una gran noticia, si debemos emplear 3, 6, u 8 horas — dependiendo del dispositivo — para completar un ciclo de carga completo estamos anclados a una toma de corriente durante una gran parte del día, lo que resulta contraproducente en todo tipo de aparatos electrónicos.

Un modo en que las compañías quieren remediar esto son los capacitadores; reemplazando a las baterías tradicionales, estos pequeños dispositivos consiguen almacenar una pequeña cantidad de energía que van soltando poco a poco, pero su gran ventaja es que los tiempos de carga necesarios para que funcionen durante un cierto periodo de tiempo son ridículos comparados con los de las baterías convencionales, de níquel, cadmio, hidruro metálico, o litio. Para poner un ejemplo actual, Genius ha creado un ratón (actualmente a la venta) inalámbrico con capacitador como método de alimentación único, que es capaz de ofrecer hasta una semana de uso con tan sólo tres minutos de carga.

Pero los capacitadores convencionales son inútiles en lo que respecta a dispositivos con mayores requerimientos energéticos, y aquí es donde entran en juego los supercapacitadores de grafeno. Investigadores de la Universidad de California, LA, han encontrado una manera de aumentar la densidad de energía en estos dispositivos, convirtiéndolos en una alternativa muy interesante para reemplazar las baterías. Estos nuevos supercapacitadores utilizan electrodos fabricados con grafeno, el material del futuro, cuyas propiedades eléctricas y sus recién descubiertos “excelentes atributos electroquímicos” lo convierten en una opción ideal para este tipo de uso.

Los científicos tras el proyecto aseguran que sus supercapacitadores de grafeno consiguen almacenar prácticamente la misma cantidad de energía eléctrica que una batería estándar, e incorporan una ventaja con respecto a estas, que podría “cambiar la manera en la que usamos gadgets y otros productos que requieren batería”: Pueden cargarse más de 100 veces más rápido que las baterías. El proceso para crear estos dispositivos de alimentación, curiosamente, está basado en la manera en la que los discos ópticos (DVD) son cubiertos por una fina capa de óxido de grafico, que después se trata con laser, lo que puede producir electrodos de grafeno. Teléfonos, tablets, ordenadores, coches eléctricos, todos podrían aprovecharse de esta tecnología. Sinceramente, no me importaría seguir cargando mi smartphone a diario (cada dos días, realmente) si puedo hacerlo en apenas unos minutos.

Fuente:

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas