8 jun. 2012

Arranca el sincrotrón ALBA con un experimento para mejorar la red eléctrica

El sincrotrón ALBA se estrena estos días como herramienta de investigación. De las 7 líneas experimentales que los científicos podrán utilizar para analizar sus muestras, la primera que se ha puesto en funcionamiento es la línea BOREAS, dirigida al estudio de materiales mediante espectroscopia de rayos X. 




 
Los experimentos, que se llevarán a cabo hasta el próximo domingo 10 de junio, pretenden investigar el comportamiento magnético de determinadas nanopartículas que mejoran las propiedades de las cintas superconductoras, para que puedan transportar con mucha mayor eficiencia elevadas densidades de corriente eléctrica.

Los investigadores del Departamento de Química de la UAB, Eduardo Solano y Josep Ros, conjuntamente con Jaume Gàzquez, Susagna Ricart i Teresa Puig, del grupo de Superconductores del Institut de Ciència de Materials de Barcelona (ICMAB-CSIC), están estudiando la nanoestructuración de cintas superconductoras crecidas como una fina capa de material cerámico superconductor en la cual se incorporan nanopartículas de óxidos metálicos. Este material se puede refrigerar con relativa facilidad mediante nitrógeno líquido para mantener las propiedades superconductoras y permite transmitir la corriente eléctrica de un punto a otro casi sin pérdidas, con una eficiencia mucho mayor que los cables eléctricos convencionales, lo cuál puede revolucionar la manera de transportar energía eléctrica.

En experimentos anteriores se observó que la presencia de nanopartículas generadas "in situ" en las capas mejora sustancialmente la capacidad superconductora del material ya que fijan los vórtices magnéticos, unos remolinos de campo magnético en el interior del superconductor. Esta fijación produce un transporte de corriente eléctrica más eficiente. En los estudios que se llevan a cabo actualmente, los investigadores de la UAB y del CSIC están preparando capas superconductoras mediante metodologías químicas de bajo coste que contienen nanopartículas de óxidos metálicos, principalmente magnéticos, previamente preparados. Para comprender la influencia de estos nanomateriales en el comportamiento del material superconductor los investigadores necesitan conocer la naturaleza magnética de los iones que forman nanopartículas tanto dentro como fuera del superconductor.

Electrones a la velocidad de la luz

Los investigadores de la UAB y del ICMAB-CSIC, junto con el científico de línea de ALBA, Manuel Valvidares, estudiarán con luz sincrotrón diferentes muestras para conocer exactamente las propiedades magnéticas de nanopartículas de diferentes tipos de ferrita y descubrir cómo afecta esto el anclaje de los vórtices. Con los datos obtenidos, los científicos podrán optimizar la aplicación de las nanopartículas de ferrita para mejorar las propiedades de las cintas superconductoras.

El proyecto ha sido uno de los 50 escogidos entre 203 propuestas de experimentos para utilizar las siete líneas de luz. De estas propuestas, 167 provenían de España, 30 de otros países europeos y el resto de Asia y los Estados Unidos.

ALBA, participado al 50% entre la Administración del Estado y la Generalitat de Cataluña, es un acelerador de 270 metros de perímetro por donde circulan electrones a una velocidad próxima a la de la luz, concretamente, a una energía de 3 GeV y que producen una radiación electromagnética que se utiliza para visualizar muestras a nivel atómico y molecular y analizar la estructura de la materia.



No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas