26 may. 2011

La integración entre las investigaciones científicas y Facebook


Devin Bloom no es un usuario típico de Facebook. Este estudiante de biología evolucionaria en la Universidad de Toronto Scarborough solamente postea de tanto en tanto en el sitio, y ni siquiera tendría una página personal en Facebook si su pequeña hermana no le hubiese hecho una en secreto. Pero recientemente, mientras estaba en una expedición científica en las junglas de Guayana, Bloom ayudó a demostrar un nuevo uso para la herramienta social. Como resultado, biólogos en todo el mundo podrían comenzar a unirse al sitio.

En enero y febrero, Bloom ayudó a conducir el primer peritaje ictiológico en el río Cuyuni de Guayana. El viaje fue financiado a través de un programa de diversidad biológica del Museo Smithsoniano de Historia Natural y fue llevado a cabo por el Dr. Brian Sidlauskas, profesor asistente en la Universidad del Estado de Oregon. Su meta era descubrir qué especies de peces viven en el Cuyuni y obtener un buen estimativo de su número.


Esta región está bajo intensa presión ecológica por las operaciones mineras relacionadas con el oro; el cual ha causado impactos terribles en el ambiente, como por ejemplo el incremento de sedimentación en los ríos y la liberación de mercurio directamente en la cadena alimenticia. Bloom dijo al respecto: "Estas son las razones por la que es importante que vayamos ahora, para descubrir bien qué hay ahí, porque en 30 años ¿quíen sabe cómo se verá el Cuyuni?"

Luego, Sidlaukas, Bloom y el resto del equipo pasaron dos semanas, día y noche, capturando la mayor cantidad de peces que pudieron con varias redes. Durmieron en campamentos improvisados. En estas dos semanas, el equipo había recolectado más de 5.000 especímenes de peces. Luego se dieron cuenta que tenían un gran problema.

"Para poder sacar los peces fuera del país necesitabamos contar bien todas las especies, no podíamos dejar el país hasta que le dieramos los datos a las autoridades."

El tiempo apremiaba, y el equipo debía volver tan pronto como pudieran a Estados Unidos. Pero, ¿cómo podrían algunas personas identificar 5.000 peces en algunos días?

"Muchas personas piensan que los expertos en peces conocen cientos y cientos de especies, pero realmente no es así. Todos somos especialistas en un grupo en particular."

Lo último que el equipo quería era poner en riesgo los datos, ya que el punto de proyecto era juntar información precisa para que el gobierno pueda utilizarla en el desarrollo de los planes de conservación de las especies. Y ahí fue cuando Bloom hizo una sugerencia que cambiaría el rumbo de la investigación: "¿Por qué no los ponemos en Facebook a ver si nuestros amigos pueden ayudar?".

A Sidlauskas le encantó la idea, así que subió las fotos que Bronaugh había tomado de cada especie. Bloom dijo: "La red de expertos en peces es muy pequeña, y estas personas pueden ser realmente muy amantes de los peces. Un pez aparece en Facebook y se emocionan bastante, y comienzan a discutir".

Entonces, lo próximo que sucedió fue que comenzó un debate muy interesante entre varios expertos en peces de todo el mundo". En menos de 24 horas, su red de amigos (muchos de los cuales tienen doctorados en ictiología) habían identificado casi todos los especímenes.

Con estas 5000 identificaciones, el equipo pudo entregar sus resultados al gobierno y volver a casa a tiempo. El blog del Museo Nacional de Historia Natural escribió una historia sobre la utilización de redes sociales llevada a cabo por el equipo para sortear los datos que habían recolectado. Luego, el Smithsoniano hizo lo propio con su blog. No mucho tiempo después de eso, algunos empleados en Facebook leyeron la historia y la eligieron como "la historia de Facebook de la semana" en la página de la compañía.

En muy poco tiempo, 9.000 personas le habían dado "me gusta" a la historia, y hubo más de 2.500 comentarios registrados.


FUENTE:

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas