14 jun. 2011

Lifewatch, un observatorio de la biodiversidad desde Sevilla


Investigar desde las islas Aaland el número de gansos que atraviesan el Estrecho de Gibraltar o la incidencia que las riadas del pasado invierno en Andalucía tendrán en los lugares de nidificación de los milanos y extraer conclusiones sobre la vida salvaje en el Ártico, por ejemplo. Ese es el objetivo de Lifewatch, una poderosa herramienta científica europea para el conocimiento del medio ambiente.

La presentación de Lifewatch, un observatorio de la diversidad biológica que integrará los cientos de millones de datos sobre medio ambiente que cada año producen los científicos europeos, ha tenido lugar en la Casa de la Ciencia de Sevilla con la asistencia de las ministras de Ciencia y de Medio Ambiente, el presidente de la Junta de Andalucía, el presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, el rector de la Universidad Pablo de Olavide, el director de la Estación Biológica de Doñana y Felipe González como presidente del Consejo de Participación de este espacio natural.


La elección de Sevilla para albergar esta infraestructrua científica europea de primer orden no es gratuita. España es el país con más biodiversidad de Europa y la sede de la Estación Biológica de Doñana, acaso el espacio natural más estudiado y monitorizado de Europa, es la piedra sobre la que se quiere edificar esta catedral del conocimiento que hará avanzar la producción científica europea.

De entrada, Doñana acogerá dos laboratorios virtuales con los que se pretende mostrar las excelencias de esta infraestructura: uno sobre la evolución de los humedales costeros europeos en función de diversos escenarios climáticos y de intervención humana, y otro sobre el impacto de las especies invasoras en la biodiversidad europea.

El ex presidente del Gobierno Felipe González lo ha ratificado desde su experiencia al frente del Consejo de Participación de Doñana: "Si Europa presta atención a España y a Andalucía, en parte se debe a Doñana, cuya instalación en el imaginario colectivo europeo cobra una dimensión que escapa de lo racional".

Básicamente, Lifewatch trata de integrar en una sola red todos los datos de observación medioambiental obtenidos con los mismos estándares y en series largas de tiempo, lo que facilitará la investigación y la aplicación de resultados a los grupos científicos europeos.

Todos conectados

Todos los centros de investigación de Europa podrán conectarse a un mismo entorno de trabajo para compartir todos los bancos de datos, no sólo los más recientes sino los relativos a catálogos o colecciones históricas, algunas con dos siglos de vida. Así, se podrán crear grupos de trabajo y redes que extraigan nuevas conclusiones a partir de la puesta en común.

El sistema permitirá crear y gestionar laboratorios virtuales y redes de colaboración temporales y específicas para proyectos multidisciplinares y multinacionales con la aspiración de acceder a una nueva "dimensión en la investigación ambiental" a través de la coordinación de recursos y la centralización de datos, según explicó el director del CSIC, Rafael Rodrigo.

La sede administrativa y la legal estarán en Sevilla, en terrenos de la Universidad Pablo de Olavide, donde habrá que construir de aquí a 2015 las instalaciones centrales que albergarán los potentes servidores capaces de sumministrar los cientos de millones de datos acumulados. La inversión prevista es de 220 millones de euros.

España y su producción científica

La ministra Garmendia, decidida impulsora de esta herramienta, ha resaltado que España reúne "el mejor entorno posible" para instalar Lifewatch porque la ciencia española es responsable del 4% de la producción científica mundial en biodiversidad, por encima de la media de producción general de España, lo que indica la especialización de los investigadores nacionales en esta disciplina.

Garmendia se ha felicitado porque en un cuarto de siglo, la producción científica española haya pasado del puesto 30 al noveno en el escalafón mundial. "Tan sólo China ha crecido tanto en tan poco tiempo", ha dicho la titular de Cienca e Innovación.

En esta idea había abundado con anterioridad la ministra de Medio Ambiente, Rosa Aguilar, que ha destacado que España sea "referencia internacional en investigación ambiental".

Fernando Hiraldo, el director de los investigadores sobre el terreno en Doñana, ha explicado que la plataforma explora la "necesidad urgente que tenemos los europeos, y los españoles de los que más, en conocer nuestros sistemas naturales y los cambios que se están produciendo en ellos".

Lifewatch se abre también a las empresas de tecnologías avanzadas, que serán las encargadas de desarrollar las herramientas que los usuarios demanden, no sólo científicos e investigadores, sino también público en general aunque con diversos rangos de acceso.


FUENTE:

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas