13 jun. 2011

Nuevo sensor para detectar crecimiento de cáncer en el cuerpo


Con esto lo dice todo Michael Cima, quien forma parte del equipo de doctores del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts). Ya con esta introducción y, al saber de donde proviene la noticia, sabemos que se trata de algún equipo brillante porque, de no ser así, no estarían diciendo que han desarrollado un nuevo sensor capaz de detectar el crecimiento del cáncer dentro del cuerpo de una persona.

Para llegar a lo que les voy a contar más adelante, el equipo del MIT se basó en estudios que datan de 2009. En un resumen bastante breve trataron de explicar cómo es posible que un sensor detecte el cáncer. Pues, el mismo Cima explica que el dispositivo está lleno de nanopartículas magnéticas y de proteínas que se unen a unas moléculas particulares que guardan íntima relación con ciertos tipos de cáncer. Sabemos que la forma tradicional de detectar el cáncer es a través de una resonancia magnética y esto es lo que se trata de evitar al crear este sensor.


El sensor es tan diminuto, tiene dos milímetros de grosor y ocho milímetros de ancho. En teoría, al implantarlo en la piel de una persona se podrá detectar el crecimiento de tumores ya detectados a través un escáner de mano. En teoría porque todavía se están realizando prueba con roedores, lo que nos lleva a que no sólo servirá para detectar el crecimiento de tumores en el cuerpo, sino que también sería útil para detectar segundos infartos o la gravedad del primero.

Experimentos con ratones

Detectando cáncer: Michael Cima y su equipo implantaron el dispositivo en ratones inyectados con células de cáncer humano y tras realizar el estudio detectaron que los tumores resultantes fueron aumentando de tamaño

Detectando ataques al corazón: como se adelantó anteriormente, el sensor es capaz de configurarse para detectar un segundo infarto o la gravedad del primero. Para ello se configuró el dispositivo, tras integrarlo en la piel del roedor se le provocó un ataque al corazón y fue capaz de detectar la gravedad del daño.

El modelo del dispositivo actual puede ser utilizado en un lapso de dos meses aproximadamente, pero Cima cree que podrían fabricarse para que puedan durar más tiempo mediante el uso de anticuerpos que no se descompongan tan rápidamente. Un avance increíble que ayudará a miles de personas a evitar exámenes invasivos y de riesgo, además de ayudar a controlar y prevenir ataques al corazón.


FUENTE:

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas