15 feb. 2012

Descubren estructura molecular desconocida en nuestro organismo que ayudará a la reparación de tejidos

Un equipo de investigadores de la Universidad de Sydney ha descubierto una estructura molecular hasta ahora desconocida en el organismo que actuaría a modo de amortiguador. Un descubrimiento de una parte de la molécula que, según explican, se aplicará en el diseño de versiones mejoradas en el vaso sanguíneo humano y en la reparación de tejidos como pueden ser los tipos de quemadura.





La investigación ha sido llevada a cabo por la University’s School of Molecular Bioscience en Sydney y se ha publicado hace escasas horas en la PNAS.

Cuentan los científicos, con el profesor Tony Weiss a la cabeza de la investigación, que el hallazgo se podrá aplicar para el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares y el enfisema. Según el propio Weiss:

Este emocionante descubrimiento da respuestas al misterio de cómo nuestros cuerpos se acomodan a nuestro tejido vivo sin que sea despedazado por su interacción con tantas partes móviles.

Para ello, los investigadores diseccionaron una parte fundamental de la molécula de la elástina, la proteína que mantiene los tejidos como la piel, los pulmones o los vasos sanguíneos elásticos durante los procesos normales como pueden ser el movimiento del cuerpo, la respiración o la circulación sanguínea. Luego, usando una combinación de alta potencia en rayos x junto a herramientas de síntesis de elástina, el equipo de investigadores halló que la proteína humana contenía un puente molecular, o lo que ellos mismos han tildado como “amortiguador”. Según Weiss:

Este amortiguador pequeño conecta perfectamente partes moleculares especializadas: una parte se dedica a la elasticidad y otra parte se dedicada a los tejidos vivos de unión. Se realiza la misma función para los seres humanos a nivel molecular como los amortiguadores harían en un coche, donde podemos disfrutar de un buen paseo ya que mantienen el cuerpo del coche de ser sacudido violentamente por el movimiento de las ruedas.

Con este hallazgo se beneficiarán de nuestro trabajo en el diseño de los vasos sanguíneos artificiales que utilizan réplicas humanas de elastina, para reparar y reemplazar los vasos sanguíneos humanos, con implicaciones para el tratamiento de enfermedades cardiovasculares. Incluso en el futuro puede llegar a tener aplicaciones en el tratamiento del enfisema que es causado por la destrucción de elástina pulmonar.

Cuentan los científicos que la investigación se realizó con el objetivo de obtener respuestas a la reducción de la obesidad, diabetes o enfermedades cardiovasculares. Una hallazgo que en el futuro podrá tener soluciones muy diferentes en la reparación de tejidos humanos como las quemaduras a través del puente molecular.



Fuente:

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas