31 mar. 2011

La energía líquida


La demanda y suministro de energía es un asunto muy complicado, ya que no sólo hay que generar la cantidad correcta, sino que hay que suministrarla en el momento adecuado. En las energías renovables, como la solar o la eólica, no tenemos un control total sobre cuánta energía vamos a producir (en cualquier momento puede pasar una nube o disminuir la corriente de aire), por lo que es necesario algún método para almacenar esta energía.

¿Cómo es posible almacenar esta energía durante un largo período de tiempo?, un grupo de investigadores pertenecientes al Britain’s Highview Power Storage, han diseñado un nuevo método: convertir esta energía en aire líquido.

Esta tecnología, bautizada como Sistema CryoEnergy, actúa como una unidad enorme de enfriamiento, descenciendo la temperatura del aire hasta los -196 ºC, lo que ocasiona que el aire se licue. Este aire líquido, conocido como criógeno, se puede almacenar en un tanque aislado con una presión atmosférica de un 1 bar.

El aire licuado posee un alto ratio de expansión entre su estado líquido (-196 ºC) y su estado gaseoso; aproximadamente una expansión de 700% cuando se regasifica. Al igual que una máquina de vapor, un sistema criogénico se basa en el cambio de fase (de líquido a gas) y la expansión dentro de un espacio confinado.

Cuando la energía es necesitada, podemos liberar el aire en un espacio cerrado. Al llegar el líquido a la temperatura de embullición ebullición, el líquido se expande más de un 700% y alimenta a una turbina. Según sus autores, la eficiencia del sistema es de un 50%.




FUENTE:

ZONA ECO:

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas