2 ago. 2012

La piel sintética con “nanopelillos” es más sensible que la humana

Aunque creamos que el tacto de un robot es frío y que nunca serán capacer de sentir como los humanos, lo cierto es que puede que en un futuro lo hagan mejor que nosotros. El desarrollo de un sensor electrónico que mimetiza las complejas características de la piel humana permite una sensibilidad mayor que la misma y podría convertirse en la “piel” de todo tipo de robots.

Es obra de Kahp-Yang Suh y su equipo de la Seoul National University y su funcionamiento se basa en una estructura compleja de capas matriciales entrelazadas con recubrimientos de nanofibras de polímeros.

Al producirse un estímulo, se modifica la interconexión entre las nanofibras, cambiando la resistencia eléctrica en pautas discernibles que pueden comprobarse en tiempo real.

Gracias a esto se consigue una especie de piel flexible y elástica con una gran sensibilidad a la presión, la torsión y la cizalla, llegando al punto de incluso de detectar el pulso humano o el rebote de una gota en su superficie superhidrofóbica.

Vamos, que probablemente las versiones animatrónicas de las generaciones venideras del osito de Mimosín estarán amelocotonadas y serán más sensibles que la veraniega espalda quemada de un emo al que le haya dejado su novia tras tatuarse en ella su nombre. Al menos así, cuando nuestros futuros amos robóticos nos estrangulen, lo harán con dulzura. [Nature Materials]


Fuente:

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas