29 jul. 2011

Tequila para producir biocombustibles


El tequila, todo un icono de la cultura mexicana, una bebida que la gran mayoría asocia a noches de juerga y desenfreno y, a menudo, presente en comedias norteamericanas taquilleras, podría tener otros usos que no sólo se limitan a alguna borrachera puntual.

En el marco de une estudio publicado en 'Energy and Environmental Science', un grupo de investigadores ha descubierto que las plantas del desierto que se utilizan para destilar tequila podrían servir para reducir las emisiones de los medios de transporte proporcionando algo parecido a un 'cultivo' de biocombustible.


Aumento del precio del maíz

Oliver Inderwildi, profesor de la Universidad de Oxford, explica que el agave cuenta con una característica importante, que es el hecho de que "puede crecer en el desierto y en terrenos marginales, pero no en áreas cultivables", lo que implica que no desplazaría las cosechas de comida.

La mayor parte del etanol que se utiliza como sustituto del petróleo se extrae del maíz, especialmente en los EEUU. Esta práctica ha sido muy criticada ya que supone que ha supuesto un aumento desorbitado del precio del grano. Una investigación reciente ha demostrado que las leyes que obligaban a añadir biocombustibles al petróleo y el diésel fracasaron de manera notable.

El estudio pone de manifiesto que el etanol derivado del agave podría producirse en tierras calientes y secas. Además, su impacto en el medio ambiente sería bastante reducido.

Ensayos en Jalisco

El agave es una planta que produce elevados niveles de azúcar. Por eso los científicos han diseñado una infraestructura hipotética en Jalisco, el Estado por excelencia del tequila. Ahí lograron convertir los azúcares en combustible.

Inderwildi destaca que este es el primer estudio completo del ciclo de la energía y de los gases de efecto invernadero en el etanol derivado de la planta del agave. Se ha tenido en cuenta cada etapa del ciclo de producción: desde el uso de fertilizantes hasta los lubricantes de la maquinaria pasando por la electricidad generada al quemar los residuos.

Andrew Smith, un científico de la Universidad de Oxford que también participó en la investigación lo confirma: "las características del agave favorecen la producción bioenergética". Añade que "en un mundo en el que las tierras cosechables y el agua escasean cada vez más, estas son propiedades vitales".

Ya se están haciendo las primeras pruebas con agave, algunas en Australia. No obstante, algunos expertos piensan que las plantaciones de agave abandonadas en México y África podrían utilizarse para fabricar biocombustible. Antes servían para producir un material utilizado en dianas y cuerda, pero quedó en desuso.

Inderwildi advierte que aunque el biocombustible puede jugar un papel crucial en la reducción de las emisiones de los vehículos, se tendrán que tomar otras medidas para luchar frente al calentamiento global.


FUENTE:

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas