27 jul. 2012

Más de 23 millones de euros para importar talento científico


La investigación no pasa por su mejor momento. No por falta de científicos con capacidad, sino por una crisis que arrasa todo lo que se le pone por delante. Sin embargo, nunca faltan iniciativas que intentan que la innovación siga siendo un motor indispensable en la sociedad. Iniciativas que han hecho que jovenes investigadores como Mariangela, Francisco o Luis, hayan llegado a España desde distintas partes del mundo gracias a becas que les permitirán desarrollar su talento en nuestro país.



Este programa ha sido posible gracias a la Obra Social de la Caixa que concede 40 becas cada año (y ya son cinco convocatorias) para cursar un doctorado internacional en biomedicina en cuatro de los centros de investigación biomédica más importantes de España: El Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), el Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC), el Centro de Regulación Genómica (CRG) y el Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona (IRB ). Este miercoles se ha producido la entrega de las últimas becas con la presencia del director general de "la Caixa", Juan María Nin y la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela.

Jóvenes talentos

Un ambicioso plan que incorpora jovenes talentos de España y el extranjero para el desarrollo de la investigación biomédica, en un momento en el que la crisis ha hecho mella en las inversiones en I+D. Una apuesta por el talento cuando más se necesita. "Un oasis en medio del desierto" reconoce Francisco, portugués, licenciado en Biología por la Universidad de Lisboa.

Mariangela fue una de las agraciadas en la última convocatoria de becas de la Caixa. Con apenas 26 años y con una carrera de Biomedicina cursada en la Universidad de Palermo, Italia, desarrolla investigaciones desde septiembre pasado en el Centro Nacional de Biotecnología. En este centro trabaja principalmente con sistemas toxina-antitoxina que pueden suponer un desarrollo de diversos medicamentos. Un trabajo que le supone una experiencia única por el aprendizaje y la variedad de culturas en los distintos centros: "Es un aprendizaje constante. El intercambio de culturas y conocimiento te hace crecer como investigadora y como persona. Y hace crecer a los países".

Este proyecto, al que la Caixa ya ha destinado 23 millones de euros, es el más ambicioso en España. Los becados echan de menos iniciativas privadas de este tipo. Ahí es donde está el futuro de la investigación: "Este es un buen ejemplo de lo que se debe hacer. Sería bueno que otras fundaciones dieran oportunidades como esta a los nuevos investigadores", reclama Mariangella.

En esa idea incide Francisco, : "La solución para la ciencia está en tener más iniciativas privadas, y menos del sector público ". Trabaja en el Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona avanzando en importantes proyectos de investigación en diferenciación de neuronas, que permiten detectar y actuar sobre enfermedades como el Alzheimer.

En un momento en el que todos los indicadores señalan el estancamiento de la inversión en I+D, estas iniciativas suponen un rayo de esperanza en el ámbito investigador español. No todo son malas noticias y estos centros punteros recuerdan la capacidad investigadora en España. "En el IRB tenemos las condiciones perfectas y los aparatos necesarios, estamos al mismo nivel que otros países como Alemania o Reino Unido", explica Francisco.

Mejor modo de luchar contra la crisis

Pese a ello la crisis supone un lastre y genera incertidumbre en los jóvenes talentos. "No hay dinero público. Además en mi centro ya se notan los recortes con cortes de luz, por ejemplo", comenta preocupada Mariangela.

Para Luis, chileno, que investiga en el Centro de Regulación Genómica de Barcelona, este es el camino correcto. "Estas iniciativas, de trabajo conjunto con gente de multitud de países, son el modo apropiado para solucionar la crisis". En su institución, el trabajo se centra especialmente en la investigación del genoma humano para posteriormente aplicarlo en el tratamiento del cáncer.

Este proyecto "contracíclico", como lo denominan sus promotores, puede ser un buen paso para un nuevo modelo de investigación en España. Una investigación que, a la larga, genera resultados.

Tres investigadores que son una pequeña muestra de los 200 que han aprovechado este programa de becas en España. Un programa que, como reconoce Juan María Nin, supone "una inversión en futuro y una inyección de confianza que necesitamos".


Fuente

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas