13 abr. 2011

Diseñan una nueva técnica de geolocalización por IP con un margen de error de 690 metros


Seguro que muchos lectores de los que nos seguís habitualmente os habéis encontrado alguna vez con alguna página o anuncio que os mostraba, con mayor o menor acierto, la ciudad desde la que estabais accediendo a Internet. El problema de esta técnica es que depende de la localización de los datacenters del ISP que estemos usando, por lo que no es demasiado precisa. Estamos hablando de un error que, de media y utilizando la mejor técnica actual, alcanza 35 kilómetros.

¿Es ésta la mayor precisión que podemos alcanzar? Hasta ahora sí, pero un grupo de Científicos de la Universidad de Illinois ha anunciado la implementación de una nueva técnica que es capaz de reducir este error medio hasta los 690 metros, llegando incluso a localizar a usuarios con tan sólo 100 metros de diferencia respecto a su ubicación real. ¿Cómo funciona este nuevo proceso? En tres sencillos pasos:

  • En primer lugar, se hace un ping a la IP que se desea localizar desde varios servidores. Con el tiempo de tránsito y otras variables se puede obtener la distancia con una exactitud de unos 200 kilómetros según su estudio. El objetivo es ubicar la IP en una región concreta, aunque aún no se tenga la ubicación exacta.
  • En el segundo paso, localizan empresas, instituciones académicas o edificios del gobierno, previamente almacenadas en una base de datos, que estén en la región que se ha calculado anteriormente. Muchos de ellos hospedan sus webs de forma local y, en ellas, suelen incluir la dirección física (calle, código postal, etc). Lógicamente, se descartarían los dominios que usan alojamiento compartido o alojamiento de forma no local. La localización y uso de estos puntos de referencia, de nuevo para medir tiempos, es clave en todo este proceso.
  • Finalmente, se vuelve a repetir todo el proceso de manera local y tomando una región más pequeña con los datos obtenidos en el punto anterior. Para los que tengáis más curiosidad, podéis consultar más detalles en el informe que han publicado.

Quizás lo más importante de todo este proceso es que no es necesario que el usuario proporcione su permiso, ya que el rastreo puede llevarse a cabo igualmente. Sin duda, y de implementarse a nivel global, parece una opción muy interesante para los anunciantes, ya que podrán dar a conocer sus productos a una audiencia determinada (residentes en una misma calle, usuarios cercanos a una determinada tienda, etc).

Sin embargo, parece que estaremos ante un nuevo problema con la privacidad de los usuarios, que podrán ver cómo cualquiera con una buena base de datos de los puntos de referencia que comentamos anteriormente y su dirección IP podrán localizarlos en el mapa con una exactitud considerable.



FUENTE:

ZONA MÓVIL:

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas