14 abr. 2011

España se suma a la búsqueda de la antimateria


España participa, junto a otros 16 países, en un proyecto científico internacional de búsqueda de antimateria y materia oscura en el Universo, a través del Espectómetro Magnético Alpha (AMS-02), que será lanzado el próximo 29 de abril rumbo a la Estación Espacial Internacional (ISS) en donde permanecerá hasta el fin de la vida útil de la ISS en 2028, según ha informado el ministerio de Ciencia e Innovación.

El AMS-02 será parte de la última misión del transbordador espacial estadounidense Endeavour que trasladará el espectómetro hasta la ISS en donde tendrá la misión de medir de manera detallada la composición y el flujo de la energía de los rayos cósmicos; la búsqueda de señales de la antimateria producida en los primeros instantes del Universo; y la búsqueda de señales de partículas de materia oscura y el estudio de sus propiedades.


El ministerio ha apuntado que España ha participado "de forma decisiva" en la construcción de uno de los detectores de este instrumento, para el que ha invertido 11,4 millones de euros. Este medidor, denominado Ring Imaging Cherekov (RICH) aportará parte de la información "fundamental" --velocidad y carga eléctrica de las partículas cósmicas-- que se espera del AMS-02.

Además, ha apuntado que este detector se ha integrado en el espectómetro en las instalaciones del Centro de Investigaciones Energéticas y Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat) e incluye un radiador dual, un reflector cónico, una matriz de 680 fotomultiplicadores y toda la electrónica de adquisición de datos. El Ciemat también ha sido el responsable de la caracterización de componentes de las pruebas de validación del detector con rayos cósmico y haces de partículas.

Del mismo modo, en el Ciemat y en el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) se han fabricado la mecánica de las cajas que albergan parte de la electrónica del RICH y del calorímetro de otro instrumento conocido como Electromagnetic Calorimeter (ECAL).

Cuando comience sus funciones, los datos registrados serán transmitidos vía satélite con destino a distintos centyros de investigación espacial, como Florida, Alabama y Texas en Estados Unidos; y también la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) en Ginebra. En ellos serán procesados y analizados y distribuidos a los centros de investigación que participan en el proyecto, ha explicado Ciencia.

La participación española en el proyecto AMS, que se inició en 1997, ha sido financiada por el Ciemat, el Centro para el Desarrollo tecnológico e Industrial (CDTI) y por subvenciones a proyectos de investigación con cargo a diversos Programas Nacionales (Espacio, Física de Partículas) del Plan Nacional de Ciencia y Tecnología.

Por otra parte, otras instituciones españolas que también han participado en este proyecto científico AMS-02 son el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex), dependiente del Ministerio de Fomento y el Instituto nacional de técnica Aeroespacial (INTA), dependiente del Ministerio de Defensa.


Una inversión para que España sea «más competitiva»

En el anuncio de este proyecto, la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, ha señalado que estas inversiones "hace más competitiva a España en los retos que plantea la Ciencia" y ha asegurado que se trata de "una de las inversiones más rentables para el futuro".

En este sentido, ha apuntado que "hay que realizar un esfuerzo de divulgación a la sociedad de lo que supone estas inversiones para la economía del país". Además, ha valorado que España "esté en la carrera espacial a pesar de la crisis".


FUENTE:

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas