17 may. 2011

Casa flotante: Solar Decathlon 2012 presenta la vivienda solar giratoria


Este año alcanzaremos la cifra de 7.000 millones de personas. Pero no sólo seremos muchos o demasiados, que diría Malthus. Con el tiempo, varias islas se sumergerán debido a la subida del nivel del mar que los científicos prevén, así que quién sabe, a lo mejor la humanidad acaba viviendo sobre otro elemento, el agua. Por eso, empezar a diseñar casas flotantes, aunque resulte extraño, no es una idea tan descabellada. Y si el equipo que lo diseña es de los Países Bajos, entonces motivos no les faltan.

El país, formado en su origen por pantanos y ciénagas que inundaban la tierra antes de que el hombre decidiera incrementar su superficie, requiere drenar el agua de forma constante para evitar que medio país acabe sumergido. Pero ReVolt House, uno de los 25 proyectos que se presentarán al Solar Decathlon, que se celebrará en Madrid entre junio y octubre, no es sólo una casa flotante. Para concursar en esta competición de viviendas solares, el ahorro energético, el uso de medidas pasivas y la innovación resultan clave.


El equipo de la Universidad Técnica de Delft ha desarrollado un concepto arquitectónico innovador que combina la flotación con la rotación solar, dos parámetros que hacen de ReVolt House una propuesta revolucionaria. Imitando el movimiento del girasol, la vivienda «rotará siguiendo la posición del sol con el fin de mantener el interior de la casa en verano siempre en sombra. El usuario podrá también interactuar para poder disfrutar de la luz solar directa en un momento dado, por ejemplo, para despertarse. Transcurrido un tiempo, la vivienda volverá al modo de rotación para evitar que se caliente la casa», explica Florian Heinzelmann, responsable del proyecto ReVolt House, que imparte la Cátedra de Ingeniería Arquitectónica de la citada universidad.

Pero no será el único parámetro para evitar la entrada directa de radiación solar. Así, en verano, un lado de la vivienda tendrá una fachada cerrada hacia el sol, lo que proporcionará sombra y refrescará la vivienda. En cambio, en invierno este escudo térmico desaparecerá, y se abrirá la fachada de cristal, permitiendo a los habitantes un sistema pasivo de calefacción solar integrado y por tanto un ahorro, al no ser necesario poner tan alta la calefacción. Y al estar flotando, el agua hará de espejo, lo que dotará a la vivienda de mayor luminosidad natural.

El agua también se utilizará para enfriar la vivienda en verano a través de un sistema de enfriamiento adiabático por evaporación de aguas grises (también los hay de aire) que se integrará en las paredes y el techo. Este método de enfriamiento convertirá el aire seco del ambiente exterior en húmedo.

Para lograr que la casa flote, el equipo está pensando usar flotadores de poliestireno expandido en placas o combinar cámaras de aire y cerchas.

En definitiva, un proyecto que puede arañar bastantes puntos por su diseño y creatividad. Ahora falta saber el nivel de ahorro energético que alcanzará esta vivienda prefabricada. A día de hoy, el equipo no tiene estimaciones al respecto, a pesar de que muchos de sus contrincantes (como el de la columna) ya los tienen. Y resultan ser muy exigentes.

Barrios al agua
«Estamos evaluando el nivel de ahorro energético que se logrará con las medidas pasivas. La vivienda, en cualquier caso, se alimentará cien por cien de renovables. Es previsible que tras la competición, una vez de vuelta a Holanda, instalemos bombas de calor para cubrir las ganancias pasivas de calor proveniente del sol que se alcanzan en España, ya que no se lograrían esos niveles en los Países Bajos», avanza Heinzelmann. País donde ya hay planes para hacer barrios enteros flotando en el agua. Con ReVolt House se demostrará que no sólo es posible hacer viviendas flotantes, sino también sostenibles.

Otras maquetas
Consume el 15% de la energía que genera
«Med in Italy» es el proyecto que presentará el equipo de la Università Digli Studi di Roma TRE y Sapienza Università di Roma a la competición Solar Decathlon 2012. Lo más destacable de esta casa –de 47 metros cuadrados de superficie interna y 150 m2 en total– no es tanto el diseño, sino que generará más energía de la que consumirá.

En concreto, producirá 11.400 kilovatios hora (kWh) al año con sus paneles fotovoltaicos orgánicos de silicio monocristalino. Pero, gracias a las medidas pasivas que incorpora, esta vivienda sólo consumirá una sexta parte de esta energía, por lo que revertirá a la red 9.500 kWh al año.

«Este exceso de energía producida permitirá compensar en dos años toda la energía primaria utilizada en el transporte, producción y montaje de componentes del prototipo. También se podrá utilizar para la recarga de vehículos eléctricos, la iluminación al aire libre, el reciclaje del agua potable», según los datos facilitados por el equipo italiano. Es decir, que en 20 años esta vivienda habrá conseguido ahorrar 43,12 toneladas de petróleo equivalente, por lo que se habrán dejado de emitir 121 toneladas de dióxido de carbono (CO2), el equivalente a plantar 120 árboles.

El ahorro energético es por tanto clave. De ahí que tanto los electrodomésticos, como la climatización y la iluminación elegidos permitan un notable ahorro en la factura eléctrica.


FUENTE:

ZONA ECO:

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas