29 jun. 2011

La esponja carnívora que ayudará a proteger el Mediterráneo


Un grupo formado por científicos de la organización internacional Oceana, la Universidad de Erlangen-Nürnberg, en Alemania y la italiana de Le Marche-Ancona ha descubierto la presencia de esponjas carnívoras ('Asbestopluma hypogea') en aguas profundas del Mediterráneo italiano y español.

El descubrimiento, publicado en el último número de la revista científica 'Zootaxa', supone un necesario e importante primer paso hacia la protección de las áreas habitadas por esta especie. Además, se espera que beneficiará a otras especies como las ostras gigantes o los corales de profundidad, puesto que su interés ecológico también es notable.


Hasta el momento, sólo se había registrado la presencia de esta esponja en tres cuevas submarinas del Mediterráneo, al oeste y en zonas del Mar Adriático, concretamente en Francia y Croacia. La primera fue descubierta en la cueva 'Trois Pépès', cerca de Marsella, a una profundidad de entre 15 y 26 metros.

Hábitat ampliado

El hallazgo amplía el hábitat de esta curiosa esponja. Ha sido vista en el exterior de las cuevas, posada sobre montes submarinos, en las Islas Baleares, al norte de Sicilia y en empinadas escarpas batiales del Estrecho de Sicilia. Los investigadores localizaron cinco nuevos enclaves e incluso hallaron ejemplares de 'Asbestopluma hypogea' a 700 metros de profundidad.

Pese a que su nombre puede provocar cierto recelo, desconfianza y quizás incluso miedo, según afirma Ricardo Aguilar, Director de Investigación de Oceana Europa y coautor del artículo, "la esponja carnívora es importante porque ha desarrollado sistemas de alimentación totalmente diferentes al resto de esponjas que se conocen en el mundo. Su rareza la ha llevado a ser protegida por el Convenio de Barcelona para la conservación de este mar".

Este convenio nació con el fin de contribuir a la conservación del Mar Mediterráneo y precisamente, especies únicas como la esponja carnívora son las responsables de que se hagan esfuerzos por proteger el medio marino. La organización de conservación marina afirma haber difundido estos hallazgos para que los organismos públicos y otras ONG tengan acceso a la información, pero también para que se impulsen medidas efectivas que preserven el Mediterráneo.

Una esponja especial

El seco de los Olivos, situado en el mar de Alborán, ha sido seleccionado como una zona potencial para la conservación de estas curiosas esponjas. La ONG insta a que se añadan a la lista las montañas submarinas de Ausias March en las Islas Baleares, Enareta en el mar Tirreno y por último el talud de Linosa, al sur de Sicilia.

Debido a la profundidad de su hábitat, estas esponjas se han adaptado a vivir en entornos que se caracterizan por la escasez de alimento. Es por eso que se alimentan de pequeños crustáceos que tardan más de diez días en digerir. Nunca habían sido avistadas en alta mar, ya que son frágiles ejemplares cuyo tamaño no supera el centímetro y medio.

Dos de los nuevos enclaves están en aguas españolas y han sido descubiertos gracias a las expediciones y al uso del robot submarino ROV. "El hecho de que una especie sólo se haya encontrado en ocho enclaves en todo el Mediterráneo demuestra la necesidad de impulsar la investigación marina en zonas profundas", concluye Aguilar.

Teniendo en cuenta que el Día Mundial de los Océanos se celebró el pasado 8 de junio, y que según desveló Oceana, el 99% de las especies marinas en peligro de extinción carece de planes de conservación, cabría darle importancia a hallazgos de este tipo, que abren la puerta a la esperanza, pero al mismo tiempo, recuerdan la fragilidad del ecosistema marino.


FUENTE:

No hay comentarios:

Hemeroteca

Etiquetas